Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

UEM / Sin un mayor impulso de la energía, la inflación no logra subir

Publicado el 31/08/2018

Descargar documento completopdf

La inflación general y la subyacente se han situado ligeramente por debajo de lo esperado en agosto y vuelven a confirmar que no existen presiones inflacionistas significativas, más allá de las que pueda generar la partida de energía.

Según datos preliminares, tanto la inflación general como la subyacente cayeron en agosto una décima hasta el 2,0% y el 1,0%, respectivamente.

Por componentes, se aprecia que la mayor parte moderan su ritmo de crecimiento respecto al mes previo y llama la atención que, la ausencia de tendencia alcista que presentan las partidas menos volátiles. De hecho, la inflación en servicios cayó una décima hasta el 1,3% y la de los bienes industriales no energéticos desciende 0,2 p.p., hasta el 0,3%, la mitad que su media de largo plazo. Respecto a las partidas más volátiles, la inflación en alimentos se mantiene en el 2,5% (entre los más elevados de cuatro años) y la de energía se sitúa en el 9,2% (9,5% anterior), entre los máximos desde 2011.

Entre las grandes economías que han publicado el dato, el comportamiento ha sido dispar: cae en Alemania (1,9% vs 2,1%), Italia (1,7% vs 1,9%) y, en menor medida en España (2,2% vs 2,3%), mientras que en Francia se mantiene en máximos de seis años (2,6%).

Tras estos datos, apenas modificamos el escenario de inflación: la general seguirá descendiendo, hasta cerrar el año en torno al 1,7%, mientras que la subyacente seguiría bastante estable y podría situarse a fin de año entre el 1,1%-1,2%. No obstante, un precio del petróleo algo más elevado y un euro algo más débil de lo que esperábamos hace un mes introducen ciertos riesgos al alza sobre estas previsiones.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal