Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM/ Rebote histórico de la actividad en mayo, pero insuficiente

Publicado el 07/07/2020

Descargar documento completopdf

Los últimos datos confirman que abril fue el momento de menor actividad en la UEM y que la recuperación se inició en mayo de forma intensa y muy generalizada por sectores y países, aunque con importantes diferencias y desde niveles muy deprimidos. Los importantes incrementos en la actividad en la región son históricos, pero siguen, mayoritariamente, a una caída sustancialmente mayor y, en el caso de los países más afectados por la epidemia, se tardará mucho tiempo en recuperar los niveles previos a la crisis.

En Alemania, los pedidos industriales registraron un fuerte incremento en mayo (10,4% mensual, máximo histórico, frente a -26,2% en abril) aunque todavía un 30% por debajo del nivel del 1T20. La recuperación fue impulsada tanto por la demanda interna (+12,3% mensual) como por la demanda externa (+8,8% mensual), gracias a los nuevos pedidos de otros países de la UEM (+20%, frente a solo un +2% de los extra UEM). La producción industrial también registró la mayor subida histórica en términos mensuales en mayo (+7,8%), pero, igualmente, contrasta con una caída acumulada superior al 30% en marzo y abril. Por tanto, la reactivación ha sido un poco decepcionante, situándose el nivel de producción industrial todavía más de un 20% por debajo de su nivel de febrero (-50% en el caso de la industria automovilística).

Los datos de la industria alemana traen dos mensajes importantes: el levantamiento de las medidas de bloqueo conllevó un importante aumento de la actividad, pero el regreso a los niveles previos a la crisis no será fácil. Además, el shock por Covid-19 ha afectado al sector en un momento de mayor debilidad que durante la crisis financiera de 2008, en recesión durante buena parte de 2018 y 2019.

Por su parte, el consumo lo está haciendo mejor en la UEM, sobre todo en el caso de los países menos expuestos a la epidemia y al sector servicios. Las ventas minoristas en la UEM aumentaron un excepcional 17,8% en mayo (-5,1% interanual), siguiendo también a las brutales caídas de marzo y abril (-10,6% y -12,1%, respectivamente). No recuperan las pérdidas de los últimos meses (-7,4% respecto al nivel previo al shock), pero superan las expectativas y supone un cambio positivo sustancial. Por países, las subidas son intensas y generalizadas, pero con importantes diferencias entre los que recuperan niveles anteriores a Covid-19 y los que todavía están por muy debajo. La diferencia es reveladora y Alemania, los Países Bajos, Austria y Finlandia, todos con cierres más leves, registraron ya en mayo ventas más elevadas que en enero y febrero. Por ejemplo, en tasa interanual, las ventas minoristas se sitúan en +7,2% en Alemania y cerca o por encima del +4% en Países Bajos, Austria y Finlandia, frente a caídas del -17,9% en España, -12,7% en Portugal o -12% en Francia.

Este rápido rebote del consumo muestra que los ingresos de las familias se han visto apoyados lo suficiente por las medidas de estímulo (el apoyo temporal al empleo ha sido clave) como para impulsar una recuperación rápida con la relajación de las restricciones a la movilidad y la apertura de los comercios. No obstante, en los próximos meses, es probable que las ventas minoristas se recuperen a un ritmo mucho más lento a medida que se reduzca la demanda insatisfecha durante el periodo de confinamiento y el desempleo aumente.

En balance, los datos de Europa conocidos esta semana confirman que abril fue el mes de mínima actividad de la crisis y que la recuperación se ha iniciado con fuerza desde estos mínimos, pero con importantes matices: a ritmos muy distintos por países, destacando en positivo Alemania entre las grandes economías, y con mayor intensidad en la demanda interna, en concreto el consumo, que en algunos casos ya se sitúa por encima de los niveles previos a la crisis. La demanda externa y la industria van más rezagados y con muchos importantes socios comerciales atravesando todavía un momento duro de la epidemia y con la posibilidad de rebrotes en otros casos, el retorno a unos niveles normales de producción no será fácil ni rápido.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal