Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / Primer aumento de la inflación en el año

Publicado el 30/06/2020

Descargar documento completopdf

La inflación general subió en junio por una aportación negativa de la energía algo menor que en meses previos, mientras que la subyacente cae levemente. No obstante, considerando el fuerte aumento que se espera de la tasa de paro y el elevado exceso de capacidad en la economía, con el PIB manteniéndose significativamente por debajo del nivel del 4T19 durante bastante tiempo, los riesgos a la baja sobre la inflación persistirán de forma generalizada en los próximos meses.

Según datos preliminares de junio, la inflación de la UEM subió 0,2 p.p., hasta el 0,3%, en lo que sería el primer aumento de la inflación en lo que va de año. Por su parte, la inflación subyacente cedió 0,1 p.p., hasta el 0,8%, volviendo a mínimos en más de un año. Por componentes, energía vuelve a ser la única partida que cae en términos interanuales, aunque con menor intensidad que el mes previo (-9,4% vs -11,9%), lo que se refleja en una menor aportación negativa (-0,9 p.p. vs -1,2 p.p.). En cuanto a la inflación en servicios, apenas cede una décima, hasta el 1,2%, y habrá que esperar a que la situación se "normalice" y permita una recopilación de datos más completa para evaluar el verdadero impacto de la pandemia sobre los precios en el sector, uno de los más afectados por las medidas de hibernación impuestas y al que le espera un camino más largo de recuperación.

Por otro lado, se reduce el número de países con tasas de inflación negativa hasta 9 de un total de 19, tres menos que en mayo. En las principales economías, se mantiene en negativo en Italia (-0,4% vs -0,3%) y en España (-0,3% vs -0,9%) y cae a casi cero en Francia (0,1% vs 0,4%); por el contrario, en Alemania sube con fuerza (0,8% vs 0,5%) y se consolida significativamente por encima de la media.

Gracias al repunte registrado en junio, en el corto plazo se ha reducido notablemente la probabilidad de que la inflación de la UEM caiga a terreno negativo. Además, las perspectivas de que, poco a poco, la actividad vaya recuperándose de forma generalizada reducen las presiones desinflacionistas: a corto plazo, podría situarse ligeramente por encima de cero, frente a las previsiones anteriores de que fuese levemente negativa. No obstante, los riesgos a la baja persisten, sobre todo en el sector servicios, más sensible, en general a las nuevas normas de distanciamiento social y a la gestión de los nuevos brotes de la epidemia que, inevitablemente, van a ir apareciendo con la relajación de las restricciones a la movilidad. La incertidumbre es muy elevada como demuestran las decisiones de volver a confinar una región en Alemania y buena parte de la ciudad de Lisboa.

.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal