Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / Nuevo descenso de la inflación

Publicado el 31/07/2019

Descargar documento completopdf

La inflación de julio muestra que el componente de energía sigue moderando su ritmo de avance, al tiempo que los precios en servicios vuelven a frenarse, prolongando el comportamiento errático de los últimos meses. La falta de impulso del núcleo subyacente incide en la ausencia de tensiones alcistas relevantes, lo que aumenta los riesgos a la baja para la inflación.

Según datos preliminares de julio, tanto la inflación general, como la subyacente, cayeron 0,2 p.p. hasta el 1,1% y el 0,9%, respectivamente. Entre los grandes países, se aprecia que la tendencia general es de caída de la inflación, aunque con intensidad desigual: -0,1 p.p., en Francia, hasta 1,3%; y -0,4 p.p., en Alemania e Italia, hasta 1,1% y 0,4%, respectivamente. En España, se registra una subida de 0,1 p.p., hasta el 0,7%.

El análisis por componentes de la inflación en la UEM muestra que la progresiva pérdida de empuje de la energía se acentúa (0,6% vs 1,7%) y apenas contribuye con 0,06 p.p. a la inflación, frente a casi 1,0 p.p. que aportaba hace un año. Por su parte, la inflación en servicios volvió a caer (1,2% vs 1,6%), incidiendo en el comportamiento errático mostrado en los últimos meses. Esta mayor erraticidad dificulta la elaboración de previsiones puntuales en el corto plazo, pero no modifica su tendencia de medio plazo, que sigue siendo de relativa estabilidad, lo que reduce las presiones al alza sobre la inflación subyacente.

Por el momento, no modificamos nuestro escenario de inflación para los próximos meses: anticipamos que la general podría retomar tasas en torno al 1,2%, al menos, hasta final de verano. De nuevo, los riesgos para este escenario siguen centrándose a la baja: las condiciones de oferta del mercado de crudo, en un contexto de enfriamiento global, reducen la probabilidad de que los precios del petróleo suban con la fuerza de comienzos de año; y las evidencias de enfriamiento económico que se observan en la UEM reducen la presión sobre la inflación subyacente.

Este contexto de caída de la inflación y de enfriamiento económico puede alentar al BCE a tomar en septiembre las medidas expansivas que dejó entrever en su reunión de julio, entre las que podía encontrarse un recorte de los tipos de interés de 10 pb y el posible anuncio de los detalles de un nuevo programa de compra de activos.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal