Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / Los mecanismos de regulación temporal de empleo suavizan las cifras de desempleo

Publicado el 03/06/2020

Descargar documento completopdf

Abril fue el mes en el que se aplicaron las medidas de cuarentena y de parálisis de actividad más estrictas en la mayoría de las economías, pero la tasa de paro en la UEM se vio afectada de forma muy limitada: subió 0,2 p.p. hasta el 7,3%, frente al aumento de 10,3 p.p., hasta 14,7% en EEUU, por ejemplo. Esta resistencia responde al diseño de los programas de respuesta a la crisis, que han tratado de proteger temporalmente el empleo en Europa frente a la preferencia por la flexibilidad en el caso de EEUU.

Los datos de abril muestran una situación relativamente positiva del mercado de trabajo. Las cifras de paro, sin embargo, podrían ser muy superiores si no se hubiesen aplicado en buena parte de los países de la región mecanismos de regulación de empleo temporales (conocidos como ERTE en España) o de reducción de jornada laboral (muy empleado en Alemania): los individuos acogidos a estos esquemas no computan como desempleados, como señala Eurostat. Además, Eurostat tampoco considera desempleadas a aquellas personas que, estando computadas como parados antes de la cuarentena, se hayan visto obligadas a abandonar la búsqueda activa de empleo (ahora pasan a considerarse inactivas).

Con estas consideraciones, el análisis por países muestra un comportamiento bastante desigual. En Alemania, los desempleados en abril solo aumentan en 26.000, cifra incluso inferior a la registrada en media del 1T20 (34.000), lo que resulta consistente con una tasa de paro que se mantiene en el 3,5% y se confirma como la más reducida de la UEM. Según Eurostat, en España se registra en abril un aumento de casi 150.000 parados, cifra similar a la del mes previo y que hace repuntar 0,6 p.p. la tasa de paro hasta el 14,8%, la segunda más elevada de la UEM después de Grecia (16,1% en febrero, último dato publicado por Eurostat). En Francia, el aumento mensual del paro se cifra en 353.000 personas, lo que eleva la tasa de paro en 1,1 p.p., el mayor incremento mensual desde que hay registros, situándola en el 8,7%. Por su parte, los datos en Italia muestran una sorprendente caída en el número de desempleados de más de 480.000 personas, después del descenso de más de 300.000 personas registrado en marzo, lo que recorta la tasa de paro en 1,7 p.p., hasta el 6,3%, mínimos desde 2008. Estos datos no son creíbles sobre todo si se tienen en cuenta, entre otras, las estrictas medidas de cuarentena impuestas en el país y la parálisis del sector turístico (más de un 13% del PIB y cerca de un 14% del empleo). Habrá que esperar a que se normalice la situación y la recogida de datos para poder evaluar, con mayor exactitud, el impacto de la pandemia sobre el empleo en Italia.

La aplicación de mecanismos de regulación temporal de empleo ha limitado el impacto de la pandemia sobre el nivel de desempleo. Sin embargo, es necesario que la actividad retome su ritmo "normal" para que los trabajadores sujetos a estos esquemas de empleo no terminen engrosando las filas del paro, por la incapacidad de las empresas de mantener los niveles de plantillas pre-crisis en una situación de actividad económica a "medio gas". 

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal