Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / Los indicadores de confianza de febrero no incorporan el impacto por la expansión del Coronavirus

Publicado el 27/02/2020

Descargar documento completopdf

La estabilidad, e incluso modesta mejora, que registran las principales encuestas de opinión en febrero debe valorarse teniendo en cuenta que buena parte de ellas se cerraron antes, o pocos días después, del 22 de febrero, momento en el que se desata la alerta en Italia, tras la expansión del coronavirus en la zona norte del país. El aumento de casos en otros países de la UEM ya ha comenzado a afectar a un sector clave como es el turismo.

Los principales indicadores de confianza de febrero para la UEM parecían incidir en la idea de que las expectativas para la industria consolidaban su lenta mejoría (sobre todo en Alemania), al tiempo que en el sector servicios seguía firme en niveles compatibles con ritmos de crecimiento positivos (ver tabla). En primera instancia, la mejora en las encuestas es una noticia positiva ya que sugerían un impacto inicial bastante limitado sobre la economía de la UEM, de la paralización de la actividad en China por el brote del coronavirus. Esto es especialmente relevante para el sector industrial de la eurozona, muy expuesto tanto al comercio internacional como por su integración en las cadenas de producción globales.

Sin embargo, esta valoración positiva queda en entredicho, dado que las estadísticas de sentimiento económico se cerraron antes (o pocos días después) de que la alerta por la amenaza del coronavirus saltara a una de las grandes economías de la UEM, Italia. De hecho, el 22 de febrero, se desató la alerta en el país transalpino cuando el número de contagiados en cinco regiones del norte condicionó la aprobación de un decreto ley para aislar una zona en la que viven unas 50.000 personas. Entre estas regiones se encuentran Lombardía (capital, Milán) y Véneto (capital, Venecia), dos de las más ricas y prósperas: generan cerca del 30% del PIB y representan el 40% de las exportaciones de Italia.

En un intento de frenar la expansión del virus, incluso se canceló el carnaval de Venecia, uno de los grandes reclamos turísticos del país, lo que ni siquiera sucedió con el brote de peste del año 1300. Este nuevo shock llega en un momento delicado para Italia ya que la economía se encuentra prácticamente en recesión (el PIB retrocedió un 0,3% en el 4T19). Además, se produce a las puertas de la campaña de la Semana Santa y se teme un fuerte impacto negativo sobre el turismo, uno de los grandes activos de la economía italiana: es el tercer país más visitado de Europa, representa más del 13% del PIB y da empleo, directa e indirectamente, a unos 3,5 millones de personas, casi el 15% del empleo total. El gobierno italiano está estudiando aplicar medidas de emergencia para apoyar a las empresas y familias afectadas por el brote del coronavirus, entre las que se incluiría suspender los impuestos locales y retrasar los pagos por hipotecas.

Las medidas implantadas por el gobierno italiano no han impedido la expansión de la enfermedad a otros países de la región y, a cierre de esta nota, se habían detectado casos en 16 países, incluyendo España, Francia y Alemania. La Comisión Europea (CE) se ha hecho eco de la gravedad de la situación y ha aprobado un paquete de unos 232 millones de euros para financiar operaciones de prevención y contención de la enfermedad. Incluso ha declarado que se podrían relajar las exigencias presupuestarias a aquellos países más afectados por el coronavirus, lo que favorecería especialmente a Italia, en el foco de la CE por la necesidad de implementar medidas que recorten su elevada deuda (136% del PIB).

En suma, en Europa la irrupción del coronavirus parece que no ha hecho más que comenzar y su evolución en las próximas semanas será determinante a la hora de valorar el impacto sobre la actividad de la UEM en el 1T20 y 2T20. Por tanto, se encuentra en riesgo nuestra previsión de que el PIB pueda crecer a ritmos en torno al 0,3% en la UEM y aumenta la posibilidad de que la región se estanque en el inicio del año

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal