Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / Los brotes de la epidemia hacen mella en la confianza

Publicado el 24/09/2020

Descargar documento completopdf

Las encuestas de confianza empresarial de septiembre se están viendo bastante afectadas por la incertidumbre que supone el aumento generalizado de contagios en buena parte de países europeos. Vuelve a ser el sector servicios el más sensible a la mala evolución de la pandemia, por ser el más expuesto a las restricciones a la movilidad y a la socialización que aún siguen activas y a su posible endurecimiento. Lo que parece claro es que la elevada incertidumbre actual tendrá un impacto bastante negativo sobre el crecimiento en los próximos trimestres. Otro de los efectos de la pandemia es el fuerte aumento de la tasa de ahorro de las familias: se estima que en el 2T20 alcance máximos históricos, entre el 22%-24% de su renta disponible.

Los IDC Markit de Alemania, Francia y la UEM acusan en septiembre el impacto del aumento de incertidumbre asociado a los importantes de rebrotes de la pandemia en la mayor parte de países europeos. Es cierto que la confianza de los empresarios manufactureros está sorteando mejor esta segunda ola de la epidemia: en todos los casos aumenta y se sitúa en niveles compatibles con crecimientos positivos de la actividad. Sin embargo, el sector servicios se encuentra bastante amenazado por la futura aplicación de medidas más restrictivas para controlar la expansión de la epidemia: cierre del ocio nocturno, mayor reducción en los aforos de restaurantes, teatros y otros espectáculos o restricciones a la movilidad, que en nada ayudan a la recuperación del turismo. Esto explica que en septiembre el IDC Markit de servicios vuelva a caer y se sitúe, en todos los casos, en valores compatibles con caídas de la actividad. El mayor peso del sector servicios hace que el IDC Markit para el conjunto de la economía descienda en todos los casos, si bien se mantiene aún en valores compatibles con un incremento de la actividad, salvo en el caso de Francia.

Un mensaje similar se extrae del Ifo alemán, que en septiembre volvió a subir, tanto en el componente de condiciones actuales como en el de expectativas (ver tabla). El instituto Ifo señala que, en el sector manufacturero, cada vez hay menos empresas que valoren como difícil su situación actual, destacando positivamente las perspectivas que manejan las empresas eléctricas y de electrónica. También el sector de construcción valora muy positivamente su situación actual, aunque muestra ciertas cautelas acerca de que sea capaz de mantener el mismo dinamismo en los próximos meses. Por su parte, la confianza del sector servicios cae, por las peores perspectivas que se manejan para los próximos meses.

Más allá de los niveles en los que se sitúe uno u otro indicador de confianza, lo que resulta claro es que la mala evolución de la epidemia en algunos países de Europa está elevando sustancialmente la incertidumbre, lo que tendrá un impacto negativo sobre la actividad que podría perdurar hasta casi cuatro trimestres, como señala el BCE en un estudio[1] . El BCE constata que nos encontramos en un periodo en el que la incertidumbre es máxima lo que afectará a la actividad a través de diferentes vías: (i) retrasa o paraliza las decisiones de inversión y generación de empleo; (ii) aumenta las primas de riesgo y los costes financiación; (iii) incrementa el ahorro de las familias por motivo precaución, reduciendo su consumo; (iv) puede producir cambios permanentes en los patrones de comportamiento de empresas y familias; y (v) reduce la efectividad de las medidas de política monetaria y fiscal que se adopten.

Los modelos del BCE concluyen que el impacto negativo sobre el crecimiento de un aumento de la incertidumbre puede extenderse durante un año, al igual que sobre el consumo privado, si bien el impacto negativo sobre esta variable sería casi la mitad que lo estimado para el crecimiento. Por su parte, inversión y empleo serian las más afectadas, ya que seguirían sintiendo los efectos negativos durante año y medio, y dos años después, respectivamente.

Por otro lado, el BCE analiza la evolución del ahorro de las familias en otro documento y señala que la crisis del Covid habría llevado el ahorro de las familias a máximos históricos en el 2T20: estima que podría superar el 24% de la renta disponible (16,8% en el 1T20 y 12,5% en el 4T19). El BCE estima que de los 4,3 p.p. que aumentó la tasa de ahorro en el 1T20 respecto al 4T20, casi 3 p.p. corresponden a ahorro "forzado" por las medidas de confinamiento tomadas para evitar la propagación del virus. Este efecto sería mucho más abultado en el 2T20: de los casi 12 p.p. que la tasa de ahorro podría haberse incrementado respecto al 4T19, casi 11 p.p. corresponderían a ahorro "forzado" y comienza a detectarse ahorro por motivo precaución (en torno a 1,2 p.p.). Además, la mayor parte de este ahorro se materializó en forma de depósitos: en marzo y abril, el aumento de la ratio de depósitos sobre renta disponible aumentó 10 p.p. al mes respecto a lo que suponía a cierre de 2019 y, desde mayo, el incremento de los depósitos se sitúa en torno a los 6 p.p. respecto a diciembre[2].

 

El hecho de que la mayor parte del aumento del ahorro sea debido a la imposibilidad de gastar por las restricciones impuestas permite anticipar una recuperación importante del consumo privado una vez que la situación sanitaria se vaya normalizando y la oferta de los servicios más afectados vuelva a estar totalmente disponible. Esta hipótesis se encuentra en línea con los resultados obtenidos en el informe del impacto de la incertidumbre sobre el crecimiento: una vez que la situación se normalice, el consumo privado será la variable que se recupere con mayor intensidad y en menor tiempo.


[1] The impact of the recent spike in uncertainty on economic activity in the euro area. https://www.ecb.europa.eu/pub/economic-bulletin/focus/2020/html/ecb.ebbox202006_04~e36366efeb.en.html

[2] COVID-19 and the increase in household savings: precautionary or forced? https://www.ecb.europa.eu/pub/economic-bulletin/focus/2020/html/ecb.ebbox202006_05~d36f12a192.en.html

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal