Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

UEM / Los agentes perciben que el crecimiento se ha estabilizado

Publicado el 30/05/2018

Descargar documento completopdf

La confianza de los agentes, medida por el Indicador de Sentimiento Económico (ISE) elaborado por la Comisión Europea, cayó en mayo por quinto mes consecutivo, pero todavía se mantiene en valores compatibles con ritmos de crecimiento elevados.

La confianza de los agentes volvió a caer en mayo (112,5 vs 112,7), pero todavía se sitúa entre los niveles más elevados en casi 16 años y por encima de la media de 2017. Este comportamiento resulta compatible con una economía que registra todavía tasas de crecimiento elevadas y por encima de su potencial (en torno al 0,4%-0,5% trimestral), pero se reducen las probabilidades de que, a corto plazo, se produzca un repunte significativo del crecimiento de la UEM, tras el parón del 1T18 (0,4% vs 0,7% en el 4T17).

Entre las grandes economías, la confianza desciende en todos los casos, salvo en Alemania, donde logra estabilizarse, después de tres meses cayendo. En todos los casos, no obstante, los niveles en los que se sitúa la confianza de los agentes son compatibles con que el ritmo de crecimiento de la economía sea, al menos, de similar magnitud al del 1T18.

Sin embargo, los riesgos para el escenario de crecimiento en la región han aumentado significativamente e introducen un claro sesgo a la baja en las previsiones.

• El principal factor desestabilizador es la compleja situación política en Italia, que está introduciendo una elevada inestabilidad en los mercados financieros, no sólo italianos, sino globales. De hecho, empieza a cuestionarse, incluso, la hoja de ruta de la Fed y, por ejemplo, la probabilidad que el mercado cotiza de que se lleven a cabo cuatro, o más, subidas de tipos este año se ha reducido a un 10%, desde más de un 30% que se cotizaba hace una semana.

•La subida de los precios del crudo en un contexto de mayor debilidad del euro afectará negativamente a la capacidad de compra de las familias y a la cuenta de resultados de las empresas.

•Otros riesgos que ya se recogían en los escenarios desde hace meses no sólo no se han disipado, si no que se han acrecentado: los riesgos geopolíticos, la deriva proteccionista y el impacto sobre las economías emergentes del proceso de normalización monetaria en EEUU.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal