Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / Las confianzas de marzo comienzan a acusar el impacto del Covid-19

Publicado el 30/03/2020

Descargar documento completopdf

Las encuestas de marzo comienzan a reflejar el pesimismo con que se afronta la evolución de la economía de la UEM en los próximos meses. De hecho, las principales encuestas han retrocedido a niveles no vistos desde la crisis de 2009 y ya se da por hecho que la UEM entrará en una grave crisis. La intensidad y duración de la recesión dependerá del tiempo que sea necesario mantener las medidas de aislamiento social para frenar la crisis sanitaria en la UEM.

Cabe la pena destacar que, en los principales indicadores de confianza publicados, el sector servicios es el que presenta el deterioro más acusado, registrándose en un solo mes la caída más abultada desde que hay registros. Esto no debe sorprender, dado que las medidas de cuarentena puestas en marcha en un primer momento para contener el avance del virus obligaron a, prácticamente, paralizar la actividad en algunos servicios con elevado peso, como comercio (salvo en los considerados fundamentales, casos de alimentación y farmacia, por ejemplo), viajes y ocio y restauración. Estos sectores generan casi 60 millones de empleos en la UEM, lo que representa casi el 25% del empleo total, muy por encima del 14% que supone manufacturas o el 7% de la construcción. De hecho, es en Italia, el país que antes aplicó medidas de aislamiento (el 10 de marzo), donde la caída de la confianza es más pronunciada y, según el Índice de Sentimiento Económico elaborado por la CE, se sitúa en mínimos desde verano de 2013. En el resto de los países, el deterioro no ha sido tan acusado ya que, según señala la propia CE, la encuesta se realizó entre el 26 de febrero y el 23 de marzo, justo antes de que en la mayoría se implementaran medidas de cuarentena forzosa contundentes: en España no se decretó el estado de alerta hasta el 15 de marzo, lo que explica que el descenso de la confianza sea muy inferior al registrado en Italia. Por tanto, es de esperar que el deterioro de la confianza se intensifique en el corto plazo.

El avance de la epidemia ha hecho necesario endurecer las medidas de aislamiento social, extendiendo la parálisis de la actividad a sectores más allá de los servicios. Según la OCDE, los sectores más afectados por este "parón" de la actividad representan entre el 30%-40% de la economía total en la mayor parte de los países. Según este mismo organismo, el impacto directo inicial de estas medidas haría caer el nivel del PIB entre el 20-25% en la mayor parte de las economías de la OCDE. Las grandes economías europeas serían las más afectadas, por la magnitud de las medidas restrictivas ya implementadas y por la elevada interdependencia que presentan: según la OCDE, en un primer momento la caída del nivel de PIB oscilaría entre algo más de un 25% en Francia y casi el 30% de Alemania.

Hay que incidir en la idea de que es sumamente difícil cuantificar la magnitud exacta de los efectos de las medidas ya adoptadas para frenar la expansión del virus, pero es evidente que provocarán importantes caídas en el conjunto de la economía, dependiendo del tiempo de su vigencia. De hecho, la OCDE estima que, en media, el ritmo de crecimiento anual de la economía se reducirá en 2 p.p. por cada mes que estén activas las medidas de cuarentena. 

Nuestros escenarios de crecimiento para la UEM también se han revisado significativamente a la baja respecto al que manejábamos a comienzos de mes. Lo primero es resolver la crisis sanitaria, lo que conlleva mantener las restricciones al contacto físico y a la movilidad, que están detrás del origen de la recesión. En estos momentos, la duración de esta primera fase todavía es desconocida. En consecuencia, Bankia Estudios ha utilizado varios escenarios para estimar el posible impacto económico del shock en 2020 y 2021, basándose en diferentes referencias sobre la duración de las medidas de contención y la gravedad del impacto económico. Todos los casos que valoramos dan lugar a recesiones muy severas en 2020, con caídas significativas del PIB, en el caso más leve, o excepcionalmente intensas, en los más graves, verdaderamente asociadas a ejercicios de estrés. En general, obtenemos desviaciones de entre 4 y 10 p.p. respecto a las previsiones de crecimiento previas al impacto de covid-19, lo que da una idea de lo excepcional de la situación.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal