Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / La inflación sorprende a la baja en diciembre debido al enfriamiento en los precios energéticos

Publicado el 04/01/2019

Descargar documento completopdf

El abaratamiento de la energía provoca que la inflación se sitúe en mínimos desde abril, tras haberse situado por encima del 2,0% objetivo entre junio y octubre. Por su parte, la subyacente permanece estable y en niveles contenidos, a pesar de la fortaleza del mercado laboral y el aumento en los salarios.

La inflación descendió en tres décimas en diciembre hasta el 1,6%, mínimo desde abril, básicamente, debido al menor crecimiento en la partida de energía: su interanual se moderó hasta el 5,5% desde el 9,1% registrado en noviembre, de tal manera que aportó cuatro décimas menos a la general de diciembre.

La inflación subyacente se mantuvo estable en el 1,0% por segundo mes consecutivo, en línea con su media de los últimos meses (se ha mantenido en el estrecho rango 0,9%-1,1% desde septiembre de 2017) y confirmando la escasez de presiones inflacionistas en la región. Detrás de esa estabilidad se encuentran las partidas de servicios, que se mantienen creciendo al 1,3% interanual por segundo mes consecutivo, por debajo de su media de largo plazo (en torno al 2,0%).

Entre las economías que han publicado dato preliminar para diciembre, los mayores descensos de la inflación se observan en Alemania (1,7% vs 2,3%) y, sobre todo, en España (1,2%), donde el IPC armonizado se ha moderado en 1,1 p.p. en los últimos dos meses. La inflación también desciende en Francia (1,9% vs 2,2%) y en Italia (1,2% vs 1,6%), aunque en mucha menor medida.

El descenso de la inflación en diciembre ha sorprendido las expectativas (se esperaba un descenso más leve, hacia el 1,8%) y obliga a modificar nuestro escenario de inflación de corto plazo. En la primera mitad del año, la general se mantendrá en el rango del 1,0%-1,5%, frente a las expectativas anteriores de 1,3%-1,8%. Por el contrario, no esperamos que la subyacente descienda más allá de las tasas actuales, teniendo en cuenta la fortaleza del mercado laboral y el aumento en los salarios (creciendo en torno al 2,5% anual): aumentará gradualmente a lo largo del año y esperamos que se sitúe de forma estable por encima del 1,5% tras los meses del verano de 2019. La combinación de menor inflación y enfriamiento mayor de lo esperado del conjunto de la economía (las encuestas apuntan a un menor repunte en el crecimiento del PIB para el 4T18) sugieren que el BCE seguirá tomándose su tiempo para dar pasos adicionales en la normalización de su política monetaria a lo largo de 2019.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal