Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / La industria sigue siendo el eslabón más débil

Publicado el 25/07/2019

Descargar documento completopdf

La confianza de los empresarios sigue cayendo en julio, sobre todo en el sector industrial, mucho más afectado por las pobres expectativas que se manejan para el comercio mundial. Por su parte, la confianza del sector servicios sigue apuntando a ritmos de crecimientos positivos, que más que compensarían la posible contracción de la industria. No obstante, el desencanto que se aprecia en el inicio el 3T19 reduce la posibilidad de que la actividad de la UEM repunte en la segunda mitad del año. Además, Alemania es una de las economías más vulnerables en el actual contexto de desaceleración económica global y proteccionismo comercial.

En Alemania, el deterioro de las expectativas empresariales en julio fue bastante intenso: tanto el Ifo (95,7 vs 97,5), como el IDC Markit (51,4 vs 52,6) cayeron a mínimos de cinco años. Los niveles en los que se sitúan estos indicadores son compatibles con un escenario de práctico estancamiento de la actividad, o, incluso, una caída, debido al notable deterioro que siguen sufriendo las expectativas para la industria. En Francia, el IDC Markit también cayó en julio (51,7 vs 52,7), aunque se mantiene por encima de los mínimos de los últimos cinco años y, al igual que Alemania, la industria sufre el mayor deterioro. En balance, el IDC Markit para la UEM descendió (51,5 vs 52,2), muy afectada por el mayor pesimismo que muestra el sector industrial. Conviene destacar que, en todos los casos, la confianza en el sector servicios, aunque está descendiendo, todavía se mantiene en niveles elevados, lo que asegura que más del 70% de la economía registrará crecimientos positivos.

El comportamiento que viene mostrando la confianza empresarial alemana responde a que Alemania es una de las economías de la UEM más expuestas al sector industrial y a las exportaciones: en términos de PIB, el sector manufacturero representa un 23% y las exportaciones más de un 50%; mientras que, en Francia e Italia, la industria representa un 12% y un 17%, respectivamente, y las exportaciones apenas un 30%. La evidente preocupación de los empresarios alemanes se justifica por las débiles perspectivas que se manejan para el comercio mundial: según el FMI, el crecimiento del comercio sería un 2,5% en 2019 y un 3,7% en 2020, muy por debajo de su crecimiento medio de largo plazo (superior al 5,0%). Además, hay que tener presentes los riesgos que en el corto plazo se ciernen sobre el sector del automóvil, que engloba casi la tercera parte de toda la industria alemana. Por un lado, sigue latente la amenaza de EEUU de imponer un arancel del 25% a los vehículos importados: Alemania destina a EEUU casi el 12% de todos los coches que exporta, lo que representa casi un 0,8% del PIB. Por otro, el Brexit: la elección de Boris Johnson como líder del partido conservador y Primer Ministro británico eleva la probabilidad de que Reino Unido abandone la UE sin acuerdo el 31 de octubre. Reino Unido es el mayor mercado para los coches alemanes: recibe el 18% de todas las exportaciones de coches alemanes.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal