Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / La energía vuelve a explicar el retroceso de la inflación

Publicado el 29/05/2020

Descargar documento completopdf

La inflación general cayó de nuevo en mayo reflejando, un mes más, el desplome de la partida energía mientras que llama la atención la estabilidad que presenta la inflación subyacente. Por otro lado, cada vez son más los países que registran inflaciones negativas y es bastante probable que la UEM se sume en junio, aunque de forma transitoria.

Según datos preliminares de mayo, la inflación de la UEM descendió 0,2 p.p., hasta el 0,1%, mientras que la subyacente se mantiene en el 0,9%, por segundo mes consecutivo. Por componentes, energía vuelve a ser la partida que registra el retroceso más abultado: -12%, desde el -9,7% anterior, con lo que resta casi 1,2 p.p. a la inflación de mayo, prácticamente anulando el impacto inflacionista del resto de partidas. Llama la atención, un mes más, la resistencia de la inflación en servicios (sube 0,1 p.p., hasta el 1,3%), pese a ser uno de los sectores más afectados por la pandemia (cierre de espectáculos, museos, restaurantes, bares y otras actividades vinculadas con el ocio y el turismo). Es probable que la dificultad para recopilar datos reales de precios en los últimos meses y su sustitución por estimaciones esté detrás de este comportamiento.

Resulta relevante, asimismo, comprobar que sigue aumentando el número de países que presenta inflaciones negativas: en 12 de los 19 países de la UEM está en negativo. En las principales economías, ya se sitúa en negativo en Italia (-0,2% vs 0,1%) y España (-0,9% vs -0,7) y cerca de cero en Francia (0,2% vs 0,4%); por el contrario, en Alemania sigue por encima de la media (0,5% vs 0,8%).

En el corto plazo no parece factible que la inflación de la UEM se aleje significativamente de cero y la probabilidad de que caiga a terreno negativo sigue siendo elevada (aunque sea de manera temporal) debido, sobre todo, al excepcional shock negativo que afrontará la UEM (el PIB podría caer entre un 10%-15% en el 2T20) y a la presión de los precios de la energía. En este sentido, e incluso anticipando que la inflación subyacente se estabiliza, la inflación general podría situarse en un rango entre el -0,2% / 0% en los próximos meses. Además, y como venimos señalando en los últimos informes, el escenario de corto plazo está sujeto a un grado de incertidumbre inusualmente elevado: la variable clave será la evolución de la epidemia, ya que determinará cuándo y a qué velocidad comenzarán a levantarse las restricciones que siguen en vigor. Por el momento, los riesgos se concentran claramente a la baja.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal