Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

UEM / La energía eleva la inflación en octubre

Publicado el 31/10/2016

Descargar documento completopdf

Según datos preliminares, la inflación en la UEM repuntó una décima en octubre hasta el 0,5%, en línea con lo esperado y marcando un nuevo máximo desde junio de 2014.

La mayor parte de esta subida se debe a la evolución del componente de energía (-0,9% vs -3,0%) que sigue recogiendo el impacto alcista de la subida de los precios del crudo (el barril de Brent, casi un 11% valorado en euros desde el anuncio de recorte de producción de la OPEP). Respecto a la subyacente, se mantiene estable en el 0,8% por tercer mes consecutivo, debido a que la inflación en servicios también se mantiene en el 1,1% desde agosto.

Entre las grandes economías que han publicado el dato, la evolución de la inflación ha sido bastante desigual: repunta con fuerza en Alemania (0,7% vs 0,5%) y España (0,5% vs 0,0%); se mantiene estable en Francia (0,5%); y cae de nuevo a terreno negativo en Italia (-0,1% vs 0,1%).

Este dato no modifica el escenario que veníamos manejando y que contempla una subida gradual para la inflación en los próximos meses, hasta un 0,8% estimado en diciembre, apoyada en la menor aportación negativa que se anticipa para el componente de energía. Además, es bastante factible que la inflación siga aumentando en 2017 y podría cerrar el año por debajo, aunque cerca, del 1,5%.

No obstante, la reunión de la OPEP del 8 de noviembre resultara clave para determinar la evolución en el corto plazo de los precios del crudo: un acuerdo decepcionante (o una falta de acuerdo) provocaría caídas en los precios del crudo que podrían limitar la intensidad de la recuperación del componente de energía en el corto plazo.

Este escenario de moderado aumento de la inflación con un crecimiento del PIB próximo a su potencial avala la afirmación del BCE, defendida en su última reunión, de que el QE no va a durar para siempre. Sin embargo, aún no se puede descartar que lo extienda, al menos, tres meses más, lo que haría imprescindible que, en su reunión de diciembre, efectúe ajustes técnicos en su programa de compra de activos.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal