Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / La confianza empresarial reafirma su mejora en julio

Publicado el 27/07/2020

Descargar documento completopdf

Las encuestas de confianza continúan mejorando en julio, apuntando a que lo peor de la crisis se habría dejado atrás. No obstante, la recuperación es muy desigual por países y sectores y la pandemia está lejos de estar controlada, como ponen de manifiesto los rebrotes que se están sufriendo de forma bastante generalizada y que están obligando a dar marcha atrás en algunas de las medidas de apertura iniciadas, aumentando la incertidumbre. El Fondo de Recuperación recién aprobado representa un importante balón de oxígeno para apuntalar la recuperación de la UE, sobre todo para aquellos países más castigados por la pandemia.

En Alemania, la mejora de la confianza de los agentes en julio es generalizada y mejora las perspectivas de cara al 3T20. El Ifo anota un importante ascenso (+4,2 puntos, hasta 90,5), gracias tanto al componente de condiciones actuales (+3,2 puntos, hasta 84,5) como, sobre todo, al de expectativas, que alcanza valores máximos desde finales de 2018 y superiores a los registrados antes de la irrupción del Covid (+5,4 puntos, hasta 97). En esta línea positiva apunta también el IDC Markit, que en julio registra un nuevo incremento y alcanza niveles incluso superiores a los registrados antes del estallido de la pandemia y compatibles con crecimientos positivos de la actividad (55,5 vs 47,0), por la nueva mejora en manufacturas (50,0 vs 45,2) y en servicios (56,7 vs 47,3). También en Francia el IDC Markit anota su tercera subida (57,6 vs 51,7), impulsado por los servicios (57,8 vs 50,7), mientras que en manufacturas se registra una modesta corrección, tras dos meses de fuerte mejora (52,0 vs 52,3). El comportamiento del IDC Markit en Alemania y Francia se replica en el agregado de la UEM: el índice total vuelve a subir (54,8 vs 48,5), gracias a servicios (55,1 vs 48,3) y, en menor medida, a manufacturas (51,1 vs 47,4), alcanzando, en todos los casos, niveles compatibles con crecimientos positivos.

La fuerte recuperación de la confianza iniciada en mayo ha sido impulsada por la reapertura de las economías y está muy condicionada por la evolución de la pandemia. Por el momento, Europa ha logrado diferenciarse positivamente de EEUU, donde las restricciones han sido menos efectivas en el control del virus. Sin embargo, la mejora podría truncarse a medida que la proliferación de rebrotes en la mayoría de los países de la UE está provocando la "vuelta atrás" en algunas medidas de apertura y que, en la mayoría de los casos, tienen que ver con el ocio. Además, la velocidad de propagación de los rebrotes va a tener un impacto muy negativo sobre el sector turístico (imposición de cuarentenas en destino, cancelación de vuelos, etc), dañando, especialmente, a aquellos países más dependientes de este sector. De hecho, algunos indicadores de alta frecuencia comienzan a advertir de cierto enfriamiento, tras la euforia inicial por el levantamiento de restricciones: en el caso de Alemania, la demanda de billetes de avión está plana desde mediados de junio en valores casi la mitad de lo que fueron hace un año; en Alemania y Francia las visitas a comercios minoristas parecen haber encontrado un techo desde mediados de junio en referencias en torno a un 25% inferiores que lo habitual hace un año; el mercado de trabajo está estancado desde junio y en valores entre un 40%-50% por debajo del inicio de año; y la demanda diaria de electricidad en la UEM vuelve a ser ligeramente inferior a la de hace un año, sobre todo por la debilidad que se detecta en Italia y España (no disponemos de datos para Francia). Por tanto, y como ya hemos señalado en anteriores informes, la evolución de la pandemia será la variable clave que determinará la intensidad y evolución de la recuperación, tanto en Europa, como en el resto del mundo. A este respecto, la reciente aprobación del Fondo de Recuperación representa una buena noticia para la región y un importante balón de oxígeno: 750.000 millones de euros, correspondiendo 390.000 millones a subvenciones y el resto, a créditos. 

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal