Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / Extraordinaria recuperación en el 3T20, pero con riesgo creciente de encallar en el cierre de año

Publicado el 30/10/2020

Descargar documento completopdf

El crecimiento del PIB en el 3T20 superó las expectativas, tanto en los principales países, como en el agregado de la UEM. Pese al extraordinario desempeño registrado por la actividad en el 3T20, queda mucho aún que recuperar para devolver a las economías a sus niveles previos al Covid. Además, el agravamiento de la pandemia ha forzado el endurecimiento de restricciones en la mayor parte de países europeos lo que tendrá un impacto bastante negativo sobre la actividad en el 4T20. Los indicadores de confianza y los datos de alta frecuencia advierten del riesgo real de estancamiento e incluso de una recaída recesiva si la tendencia negativa actual no se revierte rápidamente.

Los datos preliminares del PIB muestran que el final del "Gran Confinamiento" dio paso a una explosión de actividad en el 3T20: Alemania 8,2% vs -9,8%; Francia 18,2% vs -13,7%; Italia 16,1% vs -13%; España 16,7% vs -17,8%; y la UEM 12,7% vs -11,8%. En todos los casos, el crecimiento se apoya en el fuerte repunte de todos los componentes de la demanda interna y en el despegue de las exportaciones. El crecimiento del 3T20 ha superado las expectativas en todos los casos, pero está lejos de ser suficiente para recuperar el terreno perdido tras el varapalo del 2T20. De hecho, Alemania y el agregado de la UEM se encuentran un 4,3% por debajo de su nivel en el 4T19; Francia un 4,1%; Italia un 4,6% y España un 9,0%.

 

Además, el dato del PIB refleja la evolución de la economía en el pasado, no la situación actual (la progresión de la recuperación ha sido de más a menos desde mayo) y las perspectivas para el corto plazo no son demasiado halagüeñas. El avance descontrolado de la pandemia ha obligado a implementar medidas muy restrictivas en las grandes economías: cierre del ocio nocturno, bares y restaurantes, reducción de aforo en espacios cerrados, cierres perimetrales de las grandes ciudades y mayores restricciones a la movilidad. Estas medidas intensificarán la desaceleración que se viene produciendo desde finales de agosto, tal y como señalan los indicadores de alta frecuencia, y en última instancia pueden arrastrarnos a un estancamiento o incluso a una recaída recesiva.

Otra evidencia del aumento de los temores de los agentes se encuentra en la evolución del Índice de Sentimiento Económico (ISE) de la Comisión Europea: en octubre se mantiene sin cambios (repite en un nivel de 90,9), cerrando así una tendencia de cuatro meses con crecimientos decrecientes. La confianza permanece en niveles claramente inferiores a los registrados antes del inicio de la pandemia y compatibles con un estancamiento de la actividad en los meses finales del año e, incluso, una modesta contracción. Entre los grandes países, destacan positivamente Alemania (97,0 vs 95,5) e Italia (90,2 vs 89,0), que anotan seis meses consecutivos de subidas, lo que no parece corresponderse con el impacto que puede tener el importante aumento de los casos en ambos países. Más compatible con el deterioro de la situación sanitaria resulta el descenso de la confianza en España (89,5 vs 89,7) y, sobre todo, Francia (90,4 vs 94,9) que tiene el dudoso honor de ser la economía con más casos por 100.000 habitantes de la UEM.

Por sectores, mejora levemente el ánimo de los empresarios del sector industrial y construcción, y se reduce el número de encuestados que anticipan un deterioro de la situación respecto a septiembre. Por su parte, el desánimo sigue cundiendo entre el sector servicios y, sobre todo, en las familias y los encuestados que anticipan un deterioro de la situación superan en un 11,8% y un 15,5% a los que esperan una mejora (11,2% y un 13,9% en septiembre). El sector servicios prevé un mayor deterioro de su actividad en los próximos tres meses y, en consecuencia, las perspectivas de empleo vuelven a caer. Además, este mayor pesimismo sobre la situación del mercado laboral en los próximos tres meses es generalizadas por sectores, lo que explica el mayor pesimismo de las familias. Los temores acerca de su futuro laboral (más de la mitad de los encuestados espera un aumento del desempleo) explican que anticipen un mayor deterioro de su situación financiera, condicionando su mayor preferencia por el ahorro a costa de reducir el gasto en grandes compras y vivienda.

 

En consecuencia, todo apunta a un final de año en el que la recuperación iniciada se encuentra en riesgo y no puede descartarse, incluso, que el PIB pueda caer en el 4T20, lo que daría forma de "W" a la salida de la crisis. Además, y como venimos señalando, la recuperación por países es a diferentes velocidades y los más retrasados seguirán siendo aquellos en los que el sector de ocio, restauración y turismo tienen mayor peso; precisamente, los que sufrieron caídas del PIB más intensas en el 2T20 a consecuencia de la primera ola. Además, la mayor tendencia a ahorrar por motivo precaución por parte de los hogares limitará la reactivación que se esperaba para el consumo privado, lo que representa un importante reto para reafirmar la recuperación. En este difícil entorno y con los precios del petróleo en mínimos desde mayo (-11% esta semana, hasta 37 dólares el barril tipo Brent), las presiones a la baja sobre una inflación que ya se encuentra en zona negativa en la UEM se pueden acentuar en los próximos meses: en octubre, la general se mantuvo sin cambios en -0,3% y la subyacente en el 0,2%.

Por otra parte, a pesar del notable deterioro de la situación y de las peores perspectivas que se manejan para el cierre de este año y el inicio de 2021, todavía no hay fecha para que comience el reparto del Fondo de Recuperación, ya que el presupuesto plurianual todavía no se ha aprobado al existir discrepancias, principalmente, en dos frentes: (i) la activación del mecanismo que suspenderá la concesión de fondos cuando se incumpla el Estado de Derecho; y (ii) los 39.000 millones de euros de dinero extra que solicita el Parlamento para reforzar algunos programas (como Erasmus y el de innovación Horizonte Europa), y destinar 13.000 millones al pago de intereses de la deuda que se emitirá para financiar el Fondo de Recuperación.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal