Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

UEM / Energía y servicios llevan a la inflación cerca del 2,0%

Publicado el 31/05/2018

Descargar documento completopdf

La inflación ha sorprendido en mayo al subir más de lo esperado debido al fuerte ascenso de los precios de la energía y de los servicios.

Según datos preliminares, la inflación general sorprendió con una fuerte subida en mayo, hasta el 1,9%, desde el 1,2% anterior, alcanzando máximos de trece meses. También sorprendió al alza la inflación subyacente, tras varios meses por debajo de las expectativas, alcanzando el 1,1% (0,7% anterior), máximo desde septiembre del pasado año.

Por componentes, se observa una subida generalizada, destacando el fuerte aumento de los precios de la energía y de los servicios, que, por sí solos, explican casi el 70% del incremento de la inflación general. De hecho, los precios de la energía crecen un 6,1%, aportando 0,6 p.p. al avance de la inflación general, el triple que el mes previo. Por su parte, los precios de servicios aumentan hasta el 1,6%, lo que supone una aportación a la inflación general de 0,7 p.p., explicando, prácticamente, la totalidad de la subida de la inflación subyacente.

Entre las economías que han publicado el dato, la inflación ha sorprendido al alza de forma generalizada y, en todos los casos, salvo en Italia, supera el umbral del 2,0%: Alemania 2,2% vs 1,4%; Francia 2,3% vs 1,8%; España 2,1% vs 1,1%; e Italia 1,1% vs 0,6%.

La inesperada magnitud de la subida de la inflación general en mayo nos lleva a revisar entre 0,2 p.p. - 0,4 p.p al alza la senda para los próximos meses, que se mantendría en torno al 2,0% hasta después del verano. Si el precio del crudo ya ha marcado los máximos del año, como sugiere el posible acuerdo de aumento de producción por parte de Rusia y la OPEP, la inflación cedería gradualmente a partir de septiembre y cerraría el año entre el 1,5%-1,7%.

Esta subida de la inflación se produce en plena crisis política en Italia, cuyos efectos negativos sobre los mercados financieros europeos han despertado los temores de que pudiera afectar a las futuras decisiones del BCE. No obstante, salvo que la situación se agrave y termine afectando negativamente al escenario económico de la UEM, el BCE no debería cambiar su actual hoja de ruta: si la situación en Italia comienza a normalizarse, el BCE debería cerrar su programa QE en diciembre, tal y como era ampliamente descontado antes de que estallara la crisis italiana.  

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal