Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / El pesimismo de los agentes puede ser excesivo

Publicado el 25/01/2019

Descargar documento completopdf

El deterioro que acumulan las encuestas de opinión en enero refleja que se ha instalado un sentimiento bastante negativo entre los empresarios que parecen descontar un escenario de estancamiento o, incluso, de recesión, lo que nos parece excesivo 

En Alemania, la confianza empresarial, medida por el Ifo, volvió a decepcionar en enero al caer más de lo esperado y situarse por debajo del umbral de 100, por primera vez desde mayo de 2016 (99,1 vs 101,0). Este descenso ha vuelto a ser especialmente intenso en el componente de expectativas, que encadena ya cuatro meses por debajo del umbral de 100 y marca mínimos de cinco años (94,2 vs 97,3 en diciembre).

El IDC Markit en Alemania vuelve a confirmar que las mayores dudas se concentran en el sector manufacturero, donde las expectativas llevan cayendo, casi de forma ininterrumpida, desde hace 13 meses. De este modo, en enero el componente de manufacturas se sitúa por debajo del nivel crítico de 50 por primera vez desde noviembre de 2014 (49,9 vs 51,5 en diciembre). Más positiva ha sido la evolución de la confianza en el sector servicios que, tras tres meses cayendo con cierta intensidad, logra subir en enero (53,1 vs 51,8), lo que permite que el índice total registre una modesta mejoría (52,1 vs 51,6)

En Francia, el IDC Markit del sector servicios vuelve a caer y se mantiene, por segundo mes, por debajo del umbral de 50 (47,5 vs 49,0). Esto más que compensa la mejora en la confianza del sector manufacturero (51,2 vs 49,7), lo que explica que el índice total caiga hasta su nivel más bajo desde noviembre de 2014 (47,9 vs 48,7). Respecto al IDC Markit para la UEM, cayó hasta mínimos cinco años (50,7 vs 51,1), por el descenso registrado tanto en manufacturas (50,5 vs 51,4), como en servicios (50,8 vs 51,2).

El deterioro de la confianza empresarial responde a la persistente debilidad del sector automóvil, a las dudas que se siguen cerniendo sobre el Brexit, a la guerra comercial en curso y al impacto de las protestas de los "chalecos amarillos" en Francia. Las encuestas revelan que se ha instalado un sentimiento bastante negativo entre los empresarios, cada vez más preocupados por la posibilidad de que se materialice una desaceleración más acusada de lo esperado. En cualquier caso, es posible que se esté viviendo cierta sobrerreacción a este aumento de la incertidumbre: al igual que durante 2016 y 2017 su optimismo les hacía sobreestimar el momento real de la economía, ahora es posible que se esté produciendo el efecto contrario y estén viendo las cosas más negras de lo que realmente son.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal