Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / El encarecimiento de los servicios sostiene la inflación

Publicado el 28/06/2019

Descargar documento completopdf

La inflación de junio confirma que el componente de energía sigue perdiendo empuje, al tiempo que sorprende la subida de la rúbrica de servicios que, además, está teniendo un comportamiento bastante errático en los últimos meses. Con todo, las perspectivas siguen apuntando a que la inflación seguirá bastante contenida y los riesgos son a la baja.

Según datos preliminares, la inflación general se mantuvo estable en el 1,2%, mientras que la subyacente repuntó 0,3 p.p., hasta el 1,1%. Entre los países grandes, el comportamiento de la inflación general es dispar: sin cambios en Alemania (1,3%); sube en Francia (1,4% vs 1,1%) y cae en Italia (0,8% vs 0,9%) y España (0,6% vs 0,9%).

El análisis por componentes de la inflación en la UEM muestra que continúa la moderación de los precios de las partidas tradicionalmente más inflacionarias: la inflación en alimentos prácticamente se mantiene sin cambios (1,6% vs 1,5%), mientras que en energía desciende con fuerza (1,6% vs 3,8%) y aporta solo 0,16 p.p. a la inflación, su menor contribución desde noviembre de 2016.

Por su parte, la inflación en servicios subió notablemente (1,6% vs 1,9%), superando su media del año y explicando, por si sola, el aumento de la inflación subyacente. La elevada erraticidad mostrada en los últimos meses, que no puede achacarse completamente al efecto "Semana Santa", dificulta la elaboración de previsiones. No obstante, creemos que todavía es demasiado pronto para anticipar que nos encontramos en el inicio de una senda alcista sostenida de la inflación en servicios, que presionaría al alza la inflación subyacente.

Por el momento, no modificamos nuestro escenario de inflación para los próximos meses: anticipamos que la general se mantendrá en torno al 1,2%, al menos, hasta verano. Los riesgos para este escenario siguen centrándose a la baja: las condiciones de oferta del mercado de crudo reducen la posibilidad de que los precios del petróleo vuelvan a subir con la intensidad de inicio de año (las últimas sanciones a Irán han tenido un impacto muy limitado sobre la cotización del crudo) y el escenario de enfriamiento que se anticipa para la UEM reduce la presión sobre la inflación subyacente.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal