Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

UEM / El “efecto Semana Santa” impulsa la inflación

Publicado el 05/04/2018

Descargar documento completopdf

Según datos preliminares, la inflación general repuntó tres décimas en marzo, hasta el 1,4%, en línea con lo esperado. Por su parte, la subyacente se mantuvo por tercer mes consecutivo en el 1,0%, pese a la significativa subida registrada por los servicios por la campaña de Semana Santa, y sigue sin presionar al BCE.

Por componentes, los precios de la energía prácticamente mantienen estable su ritmo de avance interanual (2,0% vs 2,1%), mientras que en el caso de los alimentos se aceleran significativamente (2,2% vs 1,0%). Respecto a las partidas menos volátiles, destaca el descenso de la inflación de los bienes industriales no energéticos (0,2% vs 0,6%), que vuelve a mínimos de más de un año, mientras que la inflación en servicios, como es habitual, acusa el impacto al alza de las vacaciones de Semana Santa, situándose en el 1,5% (máximo de seis meses) desde el 1,3%.

Entre las grandes economías que han publicado el dato, se observan subidas en todos los casos, si bien la magnitud del impacto del "efecto Semana Santa" ha sido desigual: la inflación sube con fuerza, y por encima de lo esperado, en Francia (+0,4 p.p., hasta 1,7%) e Italia (+0,6 p.p., hasta 1,1%), y por debajo de las expectativas en Alemania (+0,3 p.p., hasta 1,5%) y España (+0,1 p.p., hasta 1,3%).

La mayor parte del incremento de la inflación general en marzo en la UEM se ha debido a una recuperación de los precios de los alimentos y siguen sin percibirse tensiones inflacionistas destacables, a pesar de la fortaleza del mercado laboral (la tasa de paro cayó 0,1 p.p. en febrero, hasta el 8,5% en febrero, mínimo en casi 10 años). En el segundo semestre, seguimos esperando un ascenso gradual en la inflación subyacente, aunque hemos revisado levemente a la baja nuestras previsiones (1,2% estimado en diciembre). Su sorprendente estabilidad en niveles muy inferiores al objetivo significa que el BCE seguirá siendo muy paciente en su proceso de retirada de estímulos y pone en duda nuestras previsiones de que suba el tipo de la facilidad de depósito en diciembre, hasta el -0,25% desde el -0,40%.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal