Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

UEM / Deterioro de las expectativas de crecimiento sin presiones inflacionistas

Publicado el 18/10/2018

Descargar documento completopdf

El clima de incertidumbre por la política proteccionista de EEUU, las turbulencias de los mercados financieros y las dificultades para alcanzar un acuerdo para el Brexit explican que las principales encuestas de opinión agregadas para la UEM continúen descendiendo. Sin embargo, todavía se sitúan en niveles compatibles con ritmos de crecimiento del PIB en línea con el potencial (en torno al 0,4% trimestral), pero descartan la posibilidad de una aceleración significativa de la actividad en el corto plazo.

 

Por países, destaca la resistencia de la confianza empresarial en Alemania, que en promedio del 3T18 supera ligeramente al 2T18, lo que anticipa una estabilidad del ritmo de crecimiento del PIB en ese periodo en el 0,5%. Por el contrario, en el resto de grandes economías, el balance del 3T18 es inferior al del 2T18, lo que puede deberse, en el caso de Italia, a la polémica por los presupuestos y, en el caso de Francia, por la nueva crisis de gobierno. Este menor optimismo de los agentes introduce riesgos a la baja en el crecimiento previsto para el PIB en el 3T18 (Francia 0,4% e Italia 0,2%). Más sensibles a este clima de incertidumbre se muestran las expectativas del inversor: según el ZEW, la fuerte caída sufrida en octubre, sitúa a este indicador en mínimo de cinco o seis años en Alemania, Francia Italia y el agregado de la UEM.

Los datos reales parecen confirmar este enfriamiento de la actividad, sobre todo en la industria, afectada por la entrada en vigor el 1 de septiembre de una regulación más restrictiva en materia de emisión de gases para el sector del automóvil: este sector representa el 4,0% del PIB de la UE y Alemania e Italia se están viendo bastante afectados. De hecho, en Alemania, la producción industrial prácticamente se ha estancado en el 3T18 (0,3% vs 2,8%), mientras que en Italia ha caído (-0,9% vs 1,9%). No podemos hablar de un cambio de tendencia y lo más probable es que este efecto negativo desaparezca en los próximos meses.

El comportamiento de la inflación en septiembre volvió a poner de manifiesto que son las partidas más volátiles, sobre todo energía, el principal foco de presiones inflacionistas: la inflación general subió una décima hasta el 2,1%, mientras que la subyacente cayó otra décima hasta el 0,9%. En cualquier caso, los riesgos de medio plazo para la inflación son al alza, considerando la aceleración de los salarios y el encarecimiento del crudo: el precio del barril de Brent sube más de un 20% en el año, cotizando por encima de los 80 dólares, máximos desde finales de 2014.

Indicadores macroeconómicos. Comparativa por países

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal