Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

Panorama de Baleares

Publicado el 17/03/2019

Descargar documento completopdf

Bajo el peso hegemónico del turismo, Baleares es una economía de servicios en la que tanto la industria como el sector agroalimentario representan un papel residual. No obstante, esta especialización permite al PIB per cápita insular (26.288 € en 2017) situarse un 5% por encima de la media nacional, con una recuperación de su riqueza relativa desde 2010 (cuando era un 3,7% superior a la media)

Baleares encadena dos años de moderación en su ritmo de crecimiento. En 2018 la pérdida de impulso se explica, principalmente, por el debilitamiento del consumo, en línea con la ralentización en la creación de empleo, y de las actividades relacionadas con el turismo. Por su parte, la producción industrial se deteriora, debido, en gran medida, al menor vigor de las exportaciones, tras los excelentes registros del año anterior, y en contraste con la recuperación del sector de la construcción, que gana protagonismo, impulsado por las actividades inmobiliarias.

Para 2019 las previsiones añaden riesgos a la baja: el posible Brexit, el debilitamiento de la economía alemana o el aumento de la competencia sustitutiva mediterránea restarán alguna décima al dinamismo del turismo y de la economía balear, que podría anotar un crecimiento en torno al 2,2%, similar al de la media nacional.  

Demanda turística y atractivo inversor impulsaron el mercado de la vivienda balear tras la crisis. En 2018, y en un contexto de tensiones de precios, las compraventas de viviendas retrocedieron ligeramente, mientras la promoción, más retrasada en el ciclo, creció por encima de la media, aunque se mantiene en niveles de actividad moderados.

Baleares tiene una cuota de mercado del 2-3% en las principales magnitudes bancarias salvo en FFII, que es más baja (1,5%), y en importe de nuevas hipotecas, que es superior (3,5%). La actividad bancaria tiene un peso sobre PIB inferior a la media nacional, con cierto sesgo hacia la financiación.

El saldo de crédito OSR disminuye menos que la media nacional en sep-18 (-2,4% interanual). Respecto al ahorro, los depósitos aumentan (+5,2% interanual) y la evolución de los FFII y FFPP en 2017 ha sido muy dinámica.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal