Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

Mercados financieros / “Chi semina vento raccoglie tempesta”

Publicado el 29/05/2018

Descargar documento completopdf

La incertidumbre política se ha incrementado en la UEM por la compleja situación en Italia y la inesperada moción de censura que afronta el gobierno de Rajoy en España. Las bolsas están cayendo con fuerza, sobre todo la italiana y española, siendo el sector bancario especialmente castigado, mientras las primas de riesgo se han disparado, con la tir a 2 años italiana en niveles de 2013 después de sufrir su mayor castigo en un día de los últimos 25 años. En el lado contrario, la tir del bono alemán a 10 años ha caído hasta el 0,25%, recortando unos 40 pb en dos semanas. Este comportamiento, por la magnitud que está alcanzando, se puede calificar como una sobrerreacción del mercado.

•·Lo primero que hay que dejar claro es que el peor escenario, como sería la ruptura del euro, no está encima de la mesa en un horizonte de corto/medio plazo. Sin embargo, las primas de riesgo se han ampliado en Italia hasta niveles que no se registraban desde 2013, poco más de un año después del momento más crítico de la crisis de deuda soberana.

•·Es importante subrayar que Italia y España a día de hoy no son riesgos comparables: Italia es un país sistémico (su deuda pública es la más elevada de la UEM y duplica a la española) donde los partidos antieuropeos y más radicales gozan ya de un respaldo suficiente como para implantar iniciativas que amenacen con una réplica de menor intensidad de la crisis de 2012. Por el contrario, en España, ninguno de los cuatro principales partidos es antieuropeo y no hay riesgos tan elevados de que comprometan la estabilidad fiscal. También es mayor la presión sobre el rating italiano, en perspectiva con revisión a la baja desde el viernes por parte de Moody's (actualmente, está dos niveles por encima de la calificación especulativa).

•·El problema se centra, sobre todo, en Italia. Sin embargo, tiene una importante capacidad de contagio sobre otros países periféricos, como España y Portugal. No obstante, en términos relativos, conviene decir que España ha sido menos castigada.

•·Aunque el escenario político en Italia es, seguramente, mejor que el que había el viernes, al frenar el presidente de la república la formación de un gobierno antieuropeo, el mercado no lo ve así, posiblemente, porque teme que el enfrentamiento con la UE sea el tema principal de la campaña electoral y dé legitimidad para que el próximo gobierno pueda ser más radical, lo que podría acentuar las turbulencias. En el más corto plazo, se va a intentar formar un gobierno tecnócrata transitorio que parece condenado al fracaso por la oposición de los dos partidos mayoritarios. Por tanto, lo más probable es que se convoquen nuevas elecciones para después del verano. Esto podría suponer que se abriese una ventana temporal de entre 3 y 6 meses con mayor tranquilidad. Según se acerquen las elecciones, dependiendo de la evolución de las encuestas, de los programas que se defiendan y, finalmente, de los resultados, todo puede cambiar significativamente en un sentido u otro.

•·La secuencia de contagio por activos comienza en la deuda pública, especialmente el plazo a 2 años, se traslada a la renta variable, con especial impacto en los bancos y aseguradoras, así como otros sectores regulados. En última instancia, la salida de capitales de la UEM acaba pasando factura al euro, cuyo cruce con el dólar se sitúa cerca de 1,15 eur/usd, soporte clave cuya pérdida nos haría revisar nuestro escenario alcista de medio plazo.  

•·Por fortuna, la macro ayuda. La economía de la UEM es, actualmente, lo suficientemente sólida para sortear este nuevo shock de incertidumbre y la política monetaria ultra expansiva del BCE tiene capacidad para amortiguar sus efectos sobre los mercados financieros. La economía global se encuentra en una fase expansiva, la UEM ha perdido vigor en el inicio de año, pero mantiene un crecimiento superior al potencial (sobre el 0,4%-0,5% estimado para este año, en media trimestral), España destaca positivamente e Italia está rezagada, pero mostrando una clara tendencia de mejora.

  

En nuestra opinión

•1. No es descartable que la caída que están sufriendo los precios en la renta variable y en los mercados de deuda pueda continuar algo más, pero es a todas luces exagerada. No es momento para reducir posiciones de riesgo y, si acaso, sólo para los perfiles más tolerantes a la volatilidad, se pueden plantear compras.

•2. El problema de Italia se ha convertido rápidamente en otra de las claves para los mercados financieros en los próximos meses, al sumarse a: i) la continuidad de la expansión global; ii) los riesgos geopolíticos; y iii) los efectos del proceso de normalización monetaria en EEUU sobre los tipos largos, el dólar y los mercados emergentes.

•3. En cuanto a España, conviene matizar: i) nos preocupa más el efecto contagio de Italia que la situación interna; ii) la situación de la economía española es más positiva; y iii) existe la posibilidad de una solución más inmediata en España que en Italia, cuyo problema es más estructural.

•4. El excesivo castigo que se ha producido nos lleva a considerar, por ejemplo, que el Ibex tiene valor entre los 9400-9300 puntos. En cuanto a la deuda pública, vemos posibilidades de desarrollar estrategias de valor relativo como, por ejemplo, entre la tir alemana a 10 años (entre 0,25%-0,30% nos parece insostenible) y la española al mismo plazo.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal