Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

La prima por el riesgo de la bolsa era en enero muy alta

Publicado el 21/01/2019

Descargar documento completopdf

La prima de riesgo exigida nos da información relevante sobre los niveles de euforia o temor de los inversores y el hecho de que en enero superase claramente su media histórica reflejaba el fuerte pesimismo que había en los mercados

La prima de riesgo de la bolsa (equity risk premium) es un término que puede referirse hasta a tres conceptos distintos: i) Prima de riesgo histórica: es la diferencia entre la rentabilidad histórica de un índice de bolsa y la rentabilidad de la renta fija sin riesgo; ii) Prima de riesgo exigida: es la rentabilidad adicional que un inversor exige para invertir en una acción (o en un índice) por encima de la rentabilidad que ofrece la renta fija sin riesgo; y iii) Prima de riesgo esperada: es el valor esperado de la diferencia de rentabilidad futura entre la renta variable y la renta fija. Es decir, no es lo mismo la rentabilidad que exigimos ahora mismo a la renta variable sobre la renta fija, que la diferencia que ha habido en el pasado entre ambas, ni que la que creemos que va a haber en el futuro.

Respecto a la prima de riesgo histórica, hay diferentes métricas según el periodo y procedimiento que se utilice para su cálculo, pero, a modo de ejemplo, en el caso de la bolsa de EEUU la prima de riesgo histórica para el periodo 1928-2018 ha sido del 4,6% (datos del profesor Damodaran). En cuanto a la prima de riesgo exigida, el profesor Pablo Fernández realiza anualmente una encuesta entre expertos de 59 países sobre las que emplean en su labor profesional (en ella participa nuestra entidad), mostrando los siguientes resultados para 2018: la prima mediana utilizada en EEUU fue del 5,2% (en España fue del 6,2%). Otra posibilidad es calcular la prima de riesgo que cotiza de forma implícita el mercado considerando las previsiones de beneficios de los próximos años, su crecimiento sostenible a largo plazo y la tasa de interés libre de riesgo actual. El profesor Damodaran ha realizado estos cálculos para el S&P 500 con fecha 1 de enero de 2019 y su resultado es que la prima de riesgo implícita se sitúa en el 5,96%, uno de los niveles más elevados para la serie histórica anual comprendida entre 1960-2018 (la media de este periodo es del 4,19%). ¿Qué nos dice este dato? Que el temor de los inversores había alcanzado niveles muy altos, quizá extremos, llegando a descontar los precios un escenario probablemente más negativo de lo que se podía justificar.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal