Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

La inestabilidad en Oriente Medio reaparece como factor de riesgo

Publicado el 18/09/2019

Descargar documento completopdf

La fuerte subida de los precios del petróleo por el atentado a las instalaciones de Arabia Saudí se produce en un momento de debilidad de la economía mundial y con múltiples focos de incertidumbre abiertos (guerra comercial, Brexit, recesión global de la industria, entre otros); sin embargo, tiene que ser persistente y mucho más intensa para que pueda hacer descarrilar a la expansión global. 

•  El ataque del domingo con drones a parte de las instalaciones claves de la petrolera saudí Aramco ha supuesto un importante shock de oferta: se dejan de producir unos 5,7 millones de barriles diarios, casi el 45% de la producción diaria de Arabia Saudí y casi el 6,0% de la producción mundial. Esta interrupción de oferta es la mayor de la historia, según la Agencia Internacional de la Energía, por encima de las registradas tras la invasión de Kuwait en 1991, durante la revolución iraní de 1979 o con el embargo asociado a la guerra árabe-israelí en 1973.

•  El impacto sobre los precios del crudo fue inmediato: el barril de Brent subió el lunes más de un 12%, hasta casi 68 dólares, máximos desde mayo de este año.

 • ¿Qué efecto podría tener sobre el crecimiento y la inflación? La influencia del precio del petróleo sobre la economía mundial se ha reducido significativamente en los últimos años, pero sigue siendo una variable muy relevante para el escenario (menos vulnerable no significa invulnerable).

En media, los últimos modelos estiman que una subida sostenida del precio del petróleo del 10% restaría en torno a 0,1 p.p. al crecimiento de la UEM (similar en EEUU) y sumaría casi 0,2 p.p a la inflación de UEM (0,1 p.p. en EEUU), en un horizonte de largo plazo (superior a 2 años).

•  Por tanto, por el momento, se trata de un shock negativo de efectos muy limitados, pero preocupa porque se suma a otros factores persistentes de riesgo en los frentes político y geopolítico: es muy inoportuno (son malas noticias), especialmente para las economías europeas que atraviesan un momento de debilidad y están estancadas, como Italia o Alemania.

•  En balance, en un contexto global, el shock energético tendría que intensificarse para ser verdaderamente preocupante para la economía mundial. En nuestra opinión, las alertas se activarían si el precio de petróleo se acercase a los 90 dólares.

•  En cualquier caso, ese escenario de riesgo no parece muy probable, salvo que haya una escalada bélica en la región; de hecho, el precio ya ha corregido buena parte de la subida.

•-      Será difícil que la intensidad de la subida de los precios del crudo se mantenga en los próximos meses. De hecho, para tratar de compensar parte de la producción perdida tras el ataque, Arabia Saudí recurrirá a sus reservas (equivalentes a 35-40 días de producción) y EEUU también ha anunciado que liberará petróleo de sus reservas estratégicas (las mayores del mundo con más de 640 millones de barriles, equivalentes a unos 42 días de producción).

•-      Los inventarios de crudo de los países desarrollados han aumentado durante todo el año: los inventarios de la OCDE ascendían en julio a unos 2.930 millones de barriles, ligeramente por encima de la media de los últimos cinco años (según datos de la IEA).

•-      Hay un nuevo gran productor de petróleo mundial, EEUU, que ya produce más que Arabia Saudí, y ha diversificado geográficamente la oferta.

•-      La economía mundial está en una fase de desaceleración global, con revisiones a la baja en la demanda de petróleo.

• ¿Qué efectos puede tener sobre la política monetaria? No esperamos ningún efecto. Sin duda, si la subida de los precios del petróleo fuese persistente la inflación aumentaría, pero los principales bancos centrales considerarían que este ascenso sería puntual y se preocuparían mucho más por las consecuencias sobre el crecimiento. Además, en el contexto actual de múltiples años con inflación sistemáticamente por debajo de los objetivos, algo más de inflación puede tener efectos, incluso, positivos si se traslada a las expectativas de los agentes.

•  ¿Qué impacto podía tener sobre la economía española?

•-      El precio del petróleo influye en los agregados macroeconómicos al incidir sobre el coste de la energía. España, como país netamente importador, se vería afectado por un shock sobre los precios del petróleo por dos vías: los costes de producción y el saldo de la balanza corriente. A ello habría que añadir los efectos indirectos de un menor crecimiento económico de nuestros principales socios económicos

•-      Según el Programa de Estabilidad 2019-2022, que el Gobierno remitió a Bruselas en abril, una subida del precio de petróleo de unos 9 dólares por barril reduciría el crecimiento del PIB en una décima en 2019, de forma que al final del horizonte de proyección el nivel de PIB resultaría un 0,4% inferior al del escenario base. El escenario económico base partía de la hipótesis de una suave caída de los precios del petróleo hasta los 65 dólares.

•-      Sobre la balanza comercial, estimamos que el encarecimiento de la factura energética (11%) derivada de la subida del barril, así como una depreciación del euro frente al dólar (media anual en 2020 de 1,05) supondrá un deterioro de la balanza comercial de unos 5.500 millones de euros, el 0,4% del PIB.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal