Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Japón / Tímida mejora en la confianza empresarial en el 3T20

Publicado el 01/10/2020

Descargar documento completopdf

El proceso de reapertura tras superar la primera ola de la epidemia se transmite en una modesta mejora en el índice Tankan de confianza de la industria, si bien el indicador se mantiene en terreno negativo y muy por debajo del nivel previo a la crisis. Los indicadores mensuales muestran un patrón de “más a menos” en la reactivación durante el verano, que se vio impactada por un marcado repunte de los contagios por Covid-19. A pesar de la pérdida de vigor, los datos son consistentes con un rebote en el PIB del 3T20, que supondrá el primer crecimiento positivo en un año.

El índice Tankan para grandes empresas manufactureras mejoró en el 3T20 (desde -34 hasta -27), si bien, en balance, el indicador se mantiene en terreno negativo por tercer trimestre consecutivo y recupera menos de un tercio de la caída registrada desde el estallido de la crisis de Covid-19 a inicios de año. Asimismo, la encuesta mantiene el tono negativo en las perspectivas de la industria, con el índice de expectativas en -17 para el 4T20. En general, la encuesta pone sobre la mesa lo duro que está siendo el proceso de retorno a la normalidad en la economía japonesa, país con una debilidad crónica de la demanda interna y con una elevada exposición al comercio internacional, que supone un impulso fundamental para su sector industrial y suele marcar la tendencia del crecimiento.

Con respecto al sector no manufacturero, la confianza también mejoró en el 3T20 desde mínimos en diez años, aunque el balance se mantiene en negativo (-12 desde -17 en el 2T20). La lectura por sectores recoge un saldo negativo en las expectativas en las actividades más expuestas a la pandemia, como el turismo, el transporte y, principalmente, el ocio, lo que refleja el impacto del marcado repunte en el contagio en julio y agosto, que ya parece ser controlado por las autoridades. En contraste, las expectativas mejoraron para la construcción y el sector minorista, sectores que se vieron más beneficiados del proceso de reapertura iniciado a finales de mayo.

Los datos de actividad disponibles para el 3T20 señalan una recuperación de "más a menos": la producción industrial se expandió en 1,7% en agosto, después de repuntar en 8,7% en julio, al tiempo que el IDC manufacturero se mantuvo estable en 47 en septiembre, nivel consistente con una contracción en el ritmo de actividad industrial. Por su parte, las exportaciones de bienes registraron una caída del 12% respecto al mismo período de 2019, a pesar de un crecimiento promedio del 4% mensual en los últimos tres meses. Por el lado de la demanda, las ventas minoristas retrocedieron un 0,1% en agosto, después de crecer un 1,2% en julio y 11,3% en junio; no obstante, aún se sitúan un 10% por debajo del nivel previo a la crisis.

En balance, la lectura de la encuesta es mixta: el proceso de remontada claramente se refleja en un mayor optimismo empresarial, pero la mejora es bastante tímida y las perspectivas mantienen el sesgo negativo en cuanto a la recuperación de la demanda en el 4T20, tanto externa como interna. Los datos macro e indicadores de alta frecuencia arrojan una señal similar de cautela, en parte reflejando el posible impacto sobre el gasto privado del rebrote del contagio en el verano y de unas condiciones climáticas adversas en julio (grandes precipitaciones) y agosto (temperaturas elevadas). No obstante, el rebote inicial en la actividad en junio-julio debería traducirse en una expansión en torno al 3% trimestral en el PIB del 3T20, lo que representaría el primer trimestre con crecimiento positivo desde mediados del 2019 y el mayor ritmo desde el inicio de la serie (1980).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal