Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Japón / La economía se contrae más de lo esperado en el 4T19

Publicado el 17/02/2020

Descargar documento completopdf

La abrupta contracción del 4T19 acusa el impacto sobre la demanda interna del incremento del IVA y los efectos de un tifón. El sector externo atenuó ligeramente la caída del PIB, si bien debido a un colapso en las importaciones. Esperamos que el crecimiento se recupere gradualmente en los próximos trimestres, en el rango de 0,3%-0,5%.

 

El PIB se contrajo un 1,6% trimestral en el 4T19, por debajo de las expectativas del mercado (-1%) y después de alcanzar un crecimiento promedio de 0,4% en los tres trimestres anteriores. Se trata de la caída más elevada desde 2T14. En términos interanuales, la economía decreció un 0,4% en el 4T19, que, en balance, deja el año en 0,8%.

La fuerte caída en el 4T19 refleja principalmente el impacto de la subida del impuesto sobre el consumo (IVA) por parte del gobierno, del 8% a 10%, efectivo desde el 1 de octubre, así como los efectos del tifón Hagibis, que afectó al centro y este del país en octubre. Como resultado, la demanda interna privada se desplomó un 2,9%, lo que restó 2,2 p.p. al crecimiento.

Por componentes, el consumo privado retrocedió al ritmo más elevado en los últimos cinco años (-2,9%), cuando el gobierno implementó un incremento similar en el IVA, del 5% al 8% en abril 2014. Los datos mensuales de comercio minorista sugieren un modesto repunte en el gasto de los hogares a partir de noviembre, lo que indica un inicio de año más positivo y sería consistente con la mejora en la confianza del consumidor.

Por su parte, las partidas de inversión también decrecieron notablemente a finales del año: la residencial cayó un 2,7% y la de equipo un 3,7%. Aunado a la contracción de la demanda por los factores antes nombrados, la inversión también acusa la mayor incertidumbre derivada de las tensiones comerciales mundiales, incluyendo no solo entre China y EEUU, sino también entre Japón y Corea. Estos países son los tres principales socios comerciales de Japón.

Mientras tanto, el sector externo compensó parcialmente el arrastre de la demanda interna al aportar al crecimiento 0,4 p.p., la primera vez que las exportaciones netas suman al PIB desde inicios del 2019. Sin embargo, dicha contribución fue el resultado de una contracción de las importaciones (-2,6%) que más que compensó una nueva caída en las exportaciones (-0,4%).

En balance, la abrupta contracción a finales de 2019 refleja el impacto de un conjunto de factores de índole transitorio: i) la subida del IVA en octubre; ii) los efectos destructores de un tifón; y iii) las tensiones comerciales globales. Los dos primeros deberían resultar en un cierto repunte en la actividad en los próximos trimestres, mientras, en cuanto al tercero, la firma de la primera fase del acuerdo comercial entre EEUU y China podría apoyar tanto la demanda externa como la inversión. Asimismo, la demanda interna será estimulada por el paquete fiscal anunciado por el gobierno en diciembre y por el mayor gasto e inversión asociado a la celebración de los juegos olímpicos en Tokio este año.

El principal riesgo a la baja proviene de la propagación del coronavirus, tanto en la demanda interna en China como en su disrupción en las cadenas de producción a nivel global. Esperamos que la economía se recupere gradualmente en los próximos trimestres (a ritmos en el rango de 0,3%-0,5%), lo que sería consistente con apenas un crecimiento levemente positivo para el conjunto de año (en torno al 0,1%).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal