Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Japón / Guerra comercial y subida del IVA caracterizan el dato de crecimiento del tercer trimestre

Publicado el 14/11/2019

Descargar documento completopdf

La economía se enfría de forma significativa, en gran medida, lastrada por los efectos de la guerra comercial EEUU-China y de la subida del IVA. En el lado positivo, la inversión se está comportando mejor de lo esperado.

 

El PIB apenas creció un 0,1% en el 3T19, por debajo de las expectativas y del ritmo de trimestres anteriores (+0,4% en media entre 4T18-2T19), registrando un enfriamiento bastante generalizado entre componentes, con la gran excepción de la inversión.

La mayor parte del deterioro de la demanda interna del sector privado se debió a una menor acumulación de existencias por parte de los empresarios, que restó 0,3 p.p. al crecimiento trimestral del PIB, el mayor lastre del 3T19. Se trata de un registro inusual para una economía como la japonesa, por lo que es muy posible que se haya visto distorsionado por la subida del IVA y que se vea compensado en próximos trimestres (aportará al crecimiento).

El consumo creció un 0,4% en el 3T19, sin recoger un significativo efecto de adelanto de compras asociado a la subida del IVA el 1 de octubre. Los indicadores mensuales disponibles han tenido un comportamiento desigual en los últimos meses, pero sí que parece que la reacción a la subida impositiva ha sido mucho menor que en la anterior subida de 2014. Dado que el adelanto de compras ha sido menor, también es de esperar que, ahora, el gasto no se desplome.

Por su parte, las partidas de inversión mejoraron de forma generalizada: la residencial repuntó con fuerza (1,4%, mejor registro desde 2T17) y la de equipo mantuvo el buen tono anterior (0,9% vs 0,7%). El comportamiento de la inversión es sorprendente, en un contexto de menor confianza empresarial y de deterioro en el sector manufacturero global, donde la actividad japonesa está especialmente perjudicada por la guerra comercial y el enfriamiento de China (su mayor socio comercial).

La demanda de las administraciones públicas recoge un enfriamiento tanto del gasto (0,5% vs 1,2%) como de la inversión (0,8% vs 2,1%). El gobierno ha anunciado que pretende introducir cierto estímulo fiscal a finales del año fiscal actual (hasta marzo de 2020), debido al deterioro generalizado de las expectativas de crecimiento, por el impacto de la subida del IVA, la guerra comercial y los efectos del tifón Hagibis (afectó al centro y este del país en octubre).

El sector exterior volvió a restar al crecimiento del PIB, pero menos que en el trimestre anterior (ver tabla). Las exportaciones cayeron un 0,7%, ya que siguen lastradas por la guerra comercial y el deterioro de la demanda global, sobre todo, en la región. En cualquier caso, las importaciones se enfriaron de forma significativa (0,2% vs 2,1%), probablemente, como reflejo la debilidad de la demanda interna. El escenario externo ha mejorado levemente en las últimas semanas, con las señales de un mayor entendimiento entre EEUU y China, lo que ha permitido rebajar las tensiones, así como cierta relajación del yen, en su condición de moneda refugio.

En términos nominales, la economía apenas se moderó en el 3T19 (0,3% vs 0,4%), sino que está creciendo a ritmos del 2,0% anual. Mención aparte merece el deflactor del consumo, que apenas creció un 0,1% interanual (0,5% anterior) y alimentará las presiones sobre un BoJ que ha mantenido en sus últimas reuniones un sesgo hacia una mayor relajación de su política monetaria. Por ahora, el mercado no descuenta una bajada de tipos hasta la segunda mitad de 2020.

En balance, la economía mantiene un tono similar al del resto de economías desarrolladas, con un enfriamiento generalizado, pero gradual, muy asociado al deterioro de la industria manufacturera y a la debilidad de la demanda externa. En este caso, la economía japonesa se ha visto distorsionada recientemente por: (i) el impacto de la subida del IVA en octubre; (ii) los efectos devastadores sobre gran parte del país de un tifón; y (iii) las crecientes tensiones con Corea del Sur (están derivando en guerra comercial y perjudicando el turismo entre ambos). En definitiva, esperamos que la economía se contraiga puntualmente en el último trimestre del año, para recuperarse en 2020 hacia tasas del 0,3%-0,4% durante la primera mitad del año.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal