Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Japón / Fuerte deterioro en las expectativas de la industria

Publicado el 01/07/2020

Descargar documento completopdf

El índice Tankan recoge un marcado deterioro de las expectativas de la industria en el 2T20, que refleja tanto el período de mayor impacto de la crisis del Covid-19 como las perspectivas negativas sobre la recuperación. Los indicadores mensuales sugieren que el proceso de remontada está siendo desigual por sectores. Los datos señalan que la caída del PIB empeoró sustancialmente en el 2T20.

El índice Tankan para grandes empresas manufactureras volvió a descender en el 2T20 (desde -8 hasta -34) hasta situarse en mínimos desde inicios de 2009, cuando la economía caía en torno al 5% trimestral. Se trata de la primera vez en los últimos ocho años que, en balance, el indicador cierra en negativo, lo que refleja el pesimismo en la industria por la crisis del coronavirus durante la primavera, el período de mayor intensidad del shock pandémico, pero también en cuanto a las perspectivas de recuperación (la encuesta recoge expectativas de -27 para el 3T20). En Japón, una economía con elevada exposición al comercio internacional y donde el sector industrial suele marcar la tendencia del crecimiento, el Covid-19 ha afectado negativamente a la industria por su impacto en las cadenas de producción global, la contracción en la demanda externa, la acumulación de inventarios y la volatilidad en los mercados financieros.

Los datos de actividad disponibles para el 2T20 mantienen el tono negativo: la producción industrial se contrajo un 8,5% en mayo, después de caer un 9,8% en abril, al tiempo que el IDC manufacturero se hundió hasta 28,9 en junio, apuntando a una intensificación en la recesión en el sector a finales del 2T20. Por su parte, las exportaciones decrecieron un 5,8% en mayo (-11,4% en abril). Hasta ahora, el sector industrial no ha dado ninguna señal de recuperación a pesar del proceso de desescalada.

Por otro lado, de acuerdo al índice Tankan, las expectativas de los empresarios no manufactureros también descendieron en el 2T20, hasta mínimos en diez años, con el balance también en saldo negativo (-17 desde 0 en el 1T20). La lectura por sectores recoge un deterioro en las expectativas en las actividades más expuestos a la pandemia, como el turismo, el transporte y el ocio. En contraste, las expectativas mejoraron para la construcción y el sector minorista; para este último, la recuperación empezó en mayo (las ventas crecieron un 1,5%) a medida que se eliminaban las restricciones al movimiento.

En balance, la lectura de la encuesta es negativa y refleja el efecto de la crisis de Covid-19 en la economía japonesa, que ya se encontraba en recesión técnica en el 1T20, dada la fuerte contracción a finales de 2019 (-2% trimestral). Los datos e indicadores de alta frecuencia sugieren que el gradual proceso de recuperación está siendo desigual por sectores y componentes del gasto: la reanimación parece ser liderada por el consumo privado, apoyado por el amplio estímulo fiscal (que ha incluido cheques a las familias por 2,5% del PIB) y por unas condiciones financieras favorables. Por otra parte, la reactivación de la industria y de la inversión parece estar tomando más tiempo, dada, entre otros factores, la incertidumbre sobre el riesgo de nuevos brotes en el contagio, tanto en Japón como en el resto del mundo. Estimamos que la economía se mantenga en recesión técnica hasta finales del 2T20, con una caída en el balance del año en torno al 5%.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal