Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

Japón / El PIB se contrae en el primer trimestre tras dos años de crecimiento ininterrumpido

Publicado el 16/05/2018

Descargar documento completopdf

La economía decepciona en este comienzo de año, debido a la corrección de inversión e inventarios privados y a la falta de impulso del consumo. En cualquier caso, el débil registro no preocupa y se espera que recupere tasas positivas a partir del 2T18.

 

La economía se enfría de forma significativa a comienzos de año: -0,2% en el 1T18, después de la fortaleza mostrada a lo largo de 2016 y 2017, con un crecimiento medio del 0,4% trimestral y dos años de crecimiento ininterrumpido, rompiendo la mejora racha de la economía desde los años 80.

La mayor parte del enfriamiento se concentró en las partidas de inversión: la residencial descendió con fuerza por tercer trimestre consecutivo (-2,1% vs -2,7%), profundizando el mal momento por el que atraviesa el sector residencial; y la de bienes de equipo cayó (-0,1%), en este caso, después de haberse sido la variable que mejor se ha comportado en la segunda mitad de 2017 (1,0% trimestral en media). Además, se moderó la acumulación de existencias en el sector privado, restando 0,2 p.p. al crecimiento trimestral del PIB y siendo el principal lastre de la economía en el 1T18.

El consumo se estancó en el 1T18, tras el modesto 0,2% anterior (revisado ahora a la baja desde 0,5%), a pesar de las incipientes señales de aumento en los salarios (creciendo a ritmos máximos desde 1997) y de la fortaleza de un mercado laboral excepcionalmente ajustado (la tasa de paro se encuentra en mínimos desde los años 90). El mal dato del 1T18 recuerda la debilidad que arrastra el gasto privado desde la subida del IVA en 2014: está creciendo a ritmos del 0,3% anual frente a las tasas por encima del 2,0% anual en 2012 y 2013 y, además, está perdiendo peso dentro de la economía (56,2% del PIB en el 1T18 frente al 59% en 2013).

La demanda interna pública se estancó en el 1T18, tanto por el lado del gasto (estancado por tercer trimestre consecutivo) como de la inversión. En el segundo caso, al menos, deja atrás las fuertes caídas del segundo semestre de 2017 (-3,0%), pero se pone de manifiesto la debilidad de una de las variables con más margen de mejora: apenas supone el 4,9% del PIB frente al 9,6% que suponía en los 80 y 90 (ver gráfico).

El sector exterior no ha sido determinante en los últimos trimestres (apenas aportó 0,1 p.p. al crecimiento desde -0,1 p.p.). Lo más relevante es que tanto exportaciones (0,6% vs 2,2%) como importaciones (0,3% vs 3,1%) se enfriaron de forma significativa en el 1T18, reflejando el actual deterioro del escenario externo para el país.

En términos nominales, la debilidad de principios de año fue aún mayor: el PIB cayó un 0,4% tras el débil +0,1% del 4T17. El deflactor volvió a caer en el 1T18 (-0,2% vs 0,0%), pero su interanual pasó del 0,1% al 0,4%, confirmando la tendencia al alza de los precios en los últimos meses (registraba un -0,8% en el 1T17). La tendencia es similar a la observada en el IPC, que ha pasado del 0,6% interanual del 4T17 al 1,3% del 1T18.

El deterioro de la actividad en el 1T18 parece puntual y esperamos que la economía retome ritmos positivos en el corto plazo (0,4%-0,5% estimado para los próximos trimestres), básicamente, gracias a la reactivación esperada del consumo y de las exportaciones. Entre los riesgos al escenario de corto plazo destacan los efectos negativos de la guerra comercial que está emprendiendo EEUU (Japón mantiene un superávit comercial con el gigante americano), sobre todo, en una economía tan dependiente de las exportaciones.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal