Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

Japón / El pesimismo se instala en la industria manufacturera

Publicado el 01/04/2020

Descargar documento completopdf

Japón / El índice Tankan muestra un fuerte empeoramiento en las expectativas de la industria, en línea con el deterioro en los indicadores macro desde el inicio del año. La globalización de Covid-19 apunta a un riesgo elevado de que la economía se mantenga en recesión técnica al menos hasta finales del 2T20.

El índice Tankan para grandes empresas manufactureras volvió a descender en el 1T20 (desde 0 hasta
-8) hasta situarse en mínimos desde finales del 2012, cuando la economía decrecía en torno al 2% trimestral anualizado. Se trata de la primera vez en los últimos siete años que, en balance, el indicador cierra en negativo, reflejando el pesimismo en la industria ante la propagación del coronavirus a lo largo del continente asiático en febrero y en los países occidentales en marzo. En Japón, la crisis ha afectado negativamente al sector manufacturero por su impacto en las cadenas de producción global, la contracción en la demanda externa y el efecto contagio en los mercados financieros. Efectivamente, entre industrias, la encuesta Tankan destaca el deterioro en bienes de capital, productos intermedios y en automóviles.

Los datos de actividad disponibles para el 1T20 mantienen un tono similar: la producción industrial está cayendo a ritmos del 2-3% interanual en promedio en enero y febrero, al tiempo que el IDC manufacturero se contrajo desde 47,8 hasta 44,8 en marzo, apuntando a una intensificación en la recesión en el sector. Por su parte, las exportaciones decrecieron en 9,4% anualmente en promedio en enero y febrero.

Por otro lado, de acuerdo al índice Tankan, las expectativas de los empresarios no manufactureros también descendieron en 1T20 hasta mínimos en siete años, si bien el balance se mantiene en saldo positivo (8 desde 20 en el 4T19). La lectura por sectores recoge un marcado empeoramiento en las expectativas en el turismo, en la alimentación y el ocio, así como en el transporte y el comercio minorista. En contraste, las expectativas mejoraron para la construcción e inversión residencial y en utilities, lo que puede estar relacionado al mayor gasto asociado a reparaciones de los daños por los dos tifones en el 4T19 y los preparativos para las olimpiadas en Tokio en el verano, que han sido postergadas para el 2021.

En balance, la lectura de la encuesta es negativa y refleja el efecto arrastre de la crisis de Covid-19 en la economía japonesa, que ya había experimentado una fuerte contracción (de 7% trimestral anualizado) a finales de 2019. La rápida implementación de medidas de confinamiento por parte de las autoridades permitió un control en la propagación del virus a nivel nacional: Japón ha registrado tan solo 2.178 contagios, menos que países como Irlanda, República Checa o Ecuador. Sin embargo, las restricciones han desplomado la demanda interna al tiempo que la globalización de la pandemia apunta a tiempos difíciles para la industria. Estimamos que la economía se mantenga en recesión técnica hasta finales del 2T20, con una caída en el balance del año de al menos 2%, la peor contracción desde el 2009.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal