Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

Japón / Consumo e inversión en equipo impulsan el crecimiento en el segundo trimestre

Publicado el 10/08/2018

Descargar documento completopdf

La economía volvió a crecer con fuerza para compensar la contracción puntual de principios de año, gracias a la reactivación de la demanda interna, sobre todo, del consumo. En el corto plazo, esperamos que la economía mantenga el buen tono, siendo la guerra comercial iniciada por EEUU el principal riesgo para el escenario actual.

 

La economía se aceleró en el 2T18 hasta ritmos del 0,5% trimestral, dejando atrás la caída puntual de principios de año (-0,2%) y recuperando el dinamismo mostrado a lo largo de 2017, gracias al impulso de la demanda interna privada.

La mayor parte de la reactivación de la economía se concentró en el consumo privado (0,7% en el 2T18), precisamente, uno de los componentes que más decepcionó en el trimestre anterior (-0,2%). Detrás del buen dato se encuentran la fortaleza del mercado laboral (la tasa de paro está en mínimos desde principios de los 90) y el excelente registro de los salarios (crecieron en junio a ritmos máximos desde 1997). Por el lado de la inversión, destacó positivamente la inversión en equipo (1,3% vs 0,5%), pero la residencial volvió a restar al crecimiento (-2,7% vs -2,3%). Por el lado del sector público, cabe destacar el continuo deterioro de la inversión pública, en negativo por cuarto trimestre consecutivo.

Por su parte, el sector exterior supuso un leve lastre para el crecimiento: restó una décima al crecimiento del 2T18, después haberla sumado en el trimestre anterior (ver tabla). Las exportaciones se moderaron de forma significativa (0,2% vs 0,5%) mientras que las importaciones se aceleraron (1,0% vs 0,2%), en un trimestre en que la depreciación del yen (-5,7% frente al dólar) se ha visto contrarrestada por los temores a una guerra comercial a nivel global.

En términos nominales, la economía creció un 0,4% en el 2T18, después de haber caído 0,4% en el trimestre anterior; es decir, el PIB ha permanecido prácticamente estancado en el primer semestre del año. Mención especial merece el deflactor del consumo, que registró la mayor caída desde el 1T16 (-0,4%) y su interanual se moderó hasta 0,2% desde 0,7%, en línea con la evolución de la inflación en los últimos meses (se ha moderado frente a los máximos de enero y febrero). El propio BoJ ha revisado a la baja sus previsiones de inflación y, tras su última reunión de política monetaria, ha introducido un forward guidance (en la misma línea que BCE y Fed) y una mayor flexibilidad en su QE y su política de control de la curva de tipos, en una medida para apuntalar su compromiso con el objetivo de inflación (un objetivo que, reconoce, tardará más en alcanzar de lo esperado).

En balance, el registro del 2T18 permite a la economía retomar el vigor mostrado antes de la caída puntual del trimestre anterior; hasta entonces, encadenaba ocho trimestres de crecimiento continuado, algo inusual para la economía nipona (con un crecimiento potencial muy bajo) y la mejor racha desde los años 90. Para la segunda mitad del año, esperamos que la demanda interna siga siendo el motor de crecimiento, sobre todo, teniendo en cuenta la incertidumbre en el escenario externo ante la guerra comercial abierta por EEUU. Consumo privado, inversión en equipo y, sobre todo, inversión residencial, tienen margen de mejora en el corto plazo y esperamos que apoyen un crecimiento del PIB en torno al 0,3%-0,4% trimestral.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal