Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

FMI / Las revisiones al crecimiento global continúan a la baja.

Publicado el 20/01/2020

Descargar documento completopdf

El FMI vuelve a pasar la tijera en sus previsiones de crecimiento para la economía global en los próximos dos años. Las economías emergentes son las que sufren las mayores revisiones, lastradas por el conflicto comercial y las tensiones geopolíticas. En los países desarrollados, destacan los ajustes a España (-0,3 p.p. acumulado en los dos años), aunque refleja las revisiones en las cuentas nacionales. Los riesgos sobre el escenario siguen marcados a la baja, si bien han disminuido en los últimos meses..

 

La actualización de las estimaciones del FMI mantuvo el ya habitual sesgo a la baja para la economía global: la tasa de crecimiento mundial ha sido revisada en -0,1 p.p. para este año (hasta 3,3%) y -0,2 p.p para el 2021 (3,4%). A pesar de los recortes, las previsiones avecinan una estabilización y modesto repunte en los siguientes dos años respecto a la desaceleración estimada para el 2019 (2,9% vs 3,6% en 2018).

Los riesgos para el escenario global continúan sesgados a la baja, si bien han disminuido en los últimos meses. Al respecto, el Fondo subraya las señales positivas que apuntan a cierta estabilización en el sector manufacturero y en el comercio internacional, así como el impacto de políticas monetarias expansivas en los países avanzados (el FMI estima un efecto positivo de 0,5 p.p. en el crecimiento mundial), menos tensiones en las relaciones entre EEUU y China, y una reducida probabilidad de un Brexit caótico. Estos factores han incidido en una recuperación en el sentimiento de los mercados que, a su vez, ha sido reflejado en condiciones financieras más favorables a nivel global.

De hecho, el Fondo condiciona el desempeño previsto de la economía global a que se evite una nueva escalada de las tensiones comerciales entre EEUU y China, así como con otros socios comerciales, en especial Europa. Además, el FMI no espera que situaciones de descontento social o tensiones geopolíticas tengan un impacto significativo en el crecimiento.

Por regiones, las economías emergentes son las que sufren mayores revisiones a la baja. En concreto, el crecimiento agregado para estas economías es ajustado en -0,2 p.p. tanto para este año (4,4%) como para el siguiente (4,6%), liderado por India, donde las proyecciones son revisadas en -1,2 p.p (a 5,8%) y -0,9 p.p. (6,5%), principalmente por el deterioro en la demanda interna en los últimos trimestres. En China, el FMI mantiene estables las predicciones anteriores (6,0% este año y 5,8% para el 2021), gracias al efecto de la firma de la primera fase del acuerdo comercial con EEUU, que el Fondo estima que aportará en torno al +0,2 p.p. para este año.

Para los países desaroollados, el FMI estima una estabilización en el crecimiento agregado alrededor de 1,6% para los dos próximos años (1,7% en 2019). En particular, se espera una desaceleración en EEUU desde 2,3% en 2019 a 2% en 2020 (ajustado en -0.1 p.p.) y 1,7% en 2021, debido, principalmente, al fin del estímulo fiscal y el menor impacto de las condiciones financieras en el gasto privado. En cuanto a la UEM, el crecimiento también es ajustado moderadamente a la baja para este año (de 1,4% a 1,3%) y sin cambios para el 2021 (1,4%). La mejora en el comercio internacional es el principal factor detrás de la leve recuperación en la economía europea en el escenario del FMI.

En el caso de España, concentra la mayor revisión a la baja del escenario entre las economías desarrolladas respecto a sus previsiones de octubre: resta dos décimas a su previsión para 2020 y una décima en la de 2021. En realidad, la revisión no responde a un deterioro de las expectativas para los próximos meses, sino que se debe (i) al cambio metodológico en la serie del PIB llevada a cabo por el INE; y (ii) a la debilidad de la demanda interna y de las exportaciones en los últimos meses. De hecho, el FMI espera que el crecimiento del PIB se estabilice en torno al 1,6% anual en 2020 y 2021, lo que supone tasas de crecimiento del 0,4% trimestral en los próximos dos años, en media. Además, la economía española se mantiene creciendo por encima de la media de la UEM.

Para atenuar los riesgos a la baja en la economía global, el FMI insta a reforzar la cooperación multilateral, con énfasis en reestablecer normas estables para el comercio internacional. Además, los esfuerzos de la política económica deberían ser más equilibrados: la política monetaria no debe ser la única opción, sino que debe acompañarse de medidas fiscales, donde algunos países tienen un amplio margen y el balance coste/beneficio de actuar parece claramente positivo.

Con crecimientos tan modestos, cometer errores en las políticas económicas tendría un coste muy elevado y, si la coyuntura sigue empeorando, puede necesitarse una respuesta fiscal internacional coordinada. El FMI recomienda a los gobiernos tomar medidas que resulten en un incremento de la productividad, incluyendo mayor gasto en investigación y en desarrollo, así como en infraestructuras. Por último, el FMI llama a implementar políticas orientadas a atacar el cambio climático a nivel mundial.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal