Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

FMI / Las esperanzas para la reactivación en 2021 recaen en la efectividad de las vacunas

Publicado el 26/01/2021

Descargar documento completopdf

En su actualización de enero, el FMI revisa ligeramente al alza el crecimiento previsto para 2021 (+0,3 p.p., hasta 5,5%), tras el histórico colapso de 2020 (-3,5%). Buena parte de esta revisión descansa en la confianza en que el crecimiento sea más intenso en la segunda mitad del año, gracias al efecto positivo de las vacunas, tras un inicio de 2021 algo débil. Sin embargo, la intensidad de esta recuperación será bastante dispar por países, ya que dependerá de su acceso a las vacunas y a servicios médicos, y de la efectividad de las medidas de estímulo adoptadas. Además, la incertidumbre sigue siendo muy elevada y el surgimiento de nuevas variantes del virus elevan los riesgos en el corto plazo.

Respecto al informe publicado en octubre, el FMI ha revisado al alza el crecimiento previsto para 2021 (+0,3 p.p., hasta 5,5%) y mantiene sin cambios en el 4,2% su estimación de crecimiento para 2022. Las mejores perspectivas para este año descansan en los efectos positivos de las campañas de vacunación iniciadas ya en algunos países, que permitirán una gradual vuelta a la normalidad sobre todo en la segunda mitad del año, así como el efecto de las políticas estímulo adicionales aprobados a finales del pasado año en EEUU y Japón. De hecho, EEUU es una de las economías que presenta la revisión al alza más pronunciada en su crecimiento previsto en 2021 (+2,0 p.p., hasta el 5,1%), lo que contrasta con las peores expectativas para Europa, tanto para la UEM (-1,0 p.p., hasta 4,2%), muy afectadas por el mayor pesimismo para España (-1,3 p.p., hasta 5,9%) y, sobre todo, Italia (-2,2 p.p., hasta el 3,0%), como para Reino Unido (-1,4 p.p., hasta 4,5%).

Además, la intensidad de la recuperación será bastante desigual por países. China destaca positivamente por ser la economía que ya en el 4T20 recuperó sus niveles preCovid, por delante del resto de grandes economías. EEUU y Japón se espera que recuperen sus niveles previos a la pandemia en la segunda mitad de este año, mientras que la UEM y Reino Unido serán las grandes rezagadas, ya que en 2022 seguirán todavía por debajo de su nivel pre-pandemia. Pese a estas divergencias, las economías desarrolladas serán las que antes se recuperen, lo que amenaza los progresos para converger en renta per cápita logrados por las economías emergentes: el FMI estima que casi el 50% de las economías emergentes den marcha atrás en este proceso en el periodo 2020-2022. La mayor capacidad de reacción de las economías desarrolladas se debe, principalmente, a dos factores. Primero, a la agresividad de las políticas de estímulo puestas en marcha: entre estímulo fiscales y líneas de crédito, alcanzan casi un 40% del PIB en Alemania e Italia o un 22% en EEUU (sin incluir la última propuesta del presidente Biden, 9% del PIB adicional). Segundo, a un mejor y más fácil acceso a las vacunas, en comparación con las economías emergentes.  

Desde un punto de vista sectorial, los exportadores de petróleo y aquellas economías más dependientes del turismo afrontan unas perspectivas menos halagüeñas, dadas las previsiones a la baja que se manejan para los precios del crudo y la lenta normalización que se anticipa para los viajes internacionales. Incluso dentro de cada país, el impacto de la crisis será desigual por grupos de población y sectores, lo que aumentará la desigualdad. Los trabajadores menos cualificados, los jóvenes, las mujeres y los trabajadores de la economía sumergida han sufrido enormes pérdidas en sus ingresos. De hecho, se espera que casi 90 millones de personas en todo el mundo caigan en la extrema pobreza en 2020-2021, revertiendo las tendencias a la baja logradas en los últimos veinte años.

Como ya ocurriera en su informe de octubre, el FMI reconoce que, dada la naturaleza del shock, el nivel de incertidumbre que rodea las previsiones es muy elevado. El escenario central asume la posibilidad de más restricciones para contener la transmisión de nuevas variantes del virus, antes de que las vacunas están ampliamente disponibles. También supone que todas las economías desarrolladas, y algunas emergentes, tendrán una amplia disponibilidad de la vacuna en el verano de 2021 y que, para la segunda mitad de 2022, la vacuna ya será accesible en la mayoría de países. También se confía en que los tratamientos contra la enfermedad vayan siendo cada vez efectivos y accesible a lo largo de los dos próximos años. El FMI considera dos escenarios alternativos:

•·        Escenario pesimista. El crecimiento mundial sería 0,75 p.p. inferior en 2021 y en 2022 que en el escenario base. Las economías desarrolladas se verían mucho más afectadas (-1,0 p.p. de desviación en 2021 y -0,75 en 2022), mientras que en las economías emergentes el impacto sería de unos -0,5 p.p. menos que en el escenario central, tanto en 2021 como en 2022.

•·        Escenario optimista. El crecimiento PIB mundial sería 0.75 p.p. mayor en 2021 que en el escenario base, y casi 1,0 p.p. superior en 2022. Este incremento sería mucho más acusado en las economías desarrolladas ya en 2021 (más de 1,2 p.p.), mientras que las emergentes la mayor desviación respecto al escenario central sería en 2022 (1,0 p.p.).

El proceso para salir de esta crisis no ha hecho sino comenzar y aún queda un largo camino por recorrer. El FMI incide en que no hay que tener prisa en retirar los estímulos fiscales en curso y recalca la necesidad de que la política monetaria sigua siendo acomodaticia.

•·        Se debe actuar con determinación para garantizar un acceso rápido y generalizado a las vacunas y a los tratamientos. La pandemia no habrá terminado hasta que no haya terminado en todo el mundo, tal y como nos recuerdan las nuevas cepas del virus. El FMI estima que un progreso más rápido para poner fin a la crisis sanitaria aumentaría el PIB mundial en 9 billones dólares en el periodo 2020-2025, de los cuales 4 billones se centrarían en las economías desarrolladas.

•·        Deben mantenerse los estímulos fiscales en curso en los casos en los que el descontrol de la pandemia exija la imposición de fuertes medidas restrictivas, para, de este modo, asegurar cierto nivel de ingresos a las familias más afectadas y evitar la quiebra de empresas que, sin estas ayudas, no serían viables. En aquellas economías con escaso margen fiscal, debe priorizarse el gasto en sanidad y las transferencias a las rentas más bajas. Una vez que se haya logrado la inmunidad de grupo, las líneas de ayuda pueden reducirse de forma gradual para incentivar la reincorporación al mercado laboral y reducir el riesgo de empresas zombis.

•·        Es necesario garantizar la estabilidad financiera. La política monetaria ha de seguir siendo acomodaticia para apoyar la recuperación y cuando la inflación no suponga un riesgo. En este sentido, el FMI incluso revisa a la baja la inflación estimada para este y el próximo año y sitúa la tasa de inflación en valores compatibles con los objetivos de los bancos centrales, confirmando que no hay urgencia en endurecer las condiciones monetarias. 

•·        Cuando, una vez superada la pandemia, las moratorias en el pago de los préstamos y medidas similares deban retirarse, es probable que se produzca un aumento de las quiebras y de los préstamos morosos que pueden llevar a los ya frágiles sistemas bancarios a situaciones de crisis. Deben desarrollarse marcos especiales de reestructuración extrajudicial para agilizar la tramitación de las quiebras, de modo que no se perjudique la creación de crédito.

•·        El enorme gasto fiscal implementado para combatir los efectos de la pandemia y el desplome del PIB han disparado los niveles de deuda soberana mundial hasta niveles récord. Aunque los bajos tipos de interés y el repunte del crecimiento previsto para 2021 estabilizarán las ratios de deuda en muchos países, sería positivo que se pensase en una estrategia de medio plazo para reducirlas y garantizar su sostenibilidad.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Actualidad

Fin del contenido principal

INFORMACIÓN RELATIVA A LA FUSIÓN CAIXABANK-BANKIA

Se informa al usuario de este website de que se ha producido la fusión por absorción de Bankia, S.A. por CaixaBank, S.A., sucediendo la segunda entidad a la primera, de forma universal en todos los derechos y obligaciones. De acuerdo con lo anterior, se ha modificado la titularidad de este website, así como las direcciones para el envío de quejas y reclamaciones y el ejercicio de derechos en materia de protección de datos.

Para más información pinche AQUÍ.