Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

FMI / La globalización permite elevar el crecimiento potencial

Publicado el 10/04/2018

Descargar documento completopdf

Los avances tecnológicos han sido un factor clave en la mejora de la renta y de los estándares de vida. El FMI analiza en el Capítulo 4 de su informe de previsiones económicas el proceso de difusión internacional de la tecnología y cómo ha afectado a la capacidad de los países receptores para innovar y ser más productivos. La principal conclusión es que la globalización ha incrementado la difusión del conocimiento y de la tecnología más allá de las fronteras, contribuyendo a elevar el crecimiento potencial de los países.

El mundo nunca ha estado tan integrado como en la actualidad, lo que permite que las innovaciones se difundan rápidamente y a través de canales y la globalización ha tenido mucho que ver en esta nueva realidad, tal y como señala el FMI. En las economías emergentes, esta transferencia de conocimiento y tecnología ha contribuido a elevar su productividad, incluso en los últimos años, en los que se ha observado un débil crecimiento de la productividad a nivel global.

En los últimos 20 años se han producido ciertos cambios en el patrón del origen y difusión del conocimiento. De hecho, durante 1995-2014 los países del G5 (EEUU, Japón, Alemania, Francia y Reino Unido) generaban las tres cuartas partes de todas las patentes. En los últimos 10 años, Corea y, sobre todo, China han registrado un notable incremento en el número de patentes registradas, si bien todavía se encuentran muy alejadas del G5.

 

El estudio del FMI muestra que la globalización ha intensificado la difusión de tecnología entre países por dos canales. El primero, el acceso al conocimiento extranjero que permiten los procesos de globalización. El segundo, favorece la competencia internacional, lo que incentiva a las empresas a innovar y aplicar los conocimientos que se usan en el extranjero. Este impacto positivo ha sido especialmente importante para las economías emergentes, ya que las ha dado la posibilidad de usar los inventos y avances diseñados en el exterior para impulsar su propia capacidad de innovación y aumentar la productividad del trabajo. Por ejemplo, en el periodo 2004-2014, los flujos de conocimiento generados por los países desarrollados explicaron cerca de 0,7 p.p. del crecimiento de la productividad de los países emergentes, lo que representa casi el 40%.

El FMI también señala que uno de los factores que se encuentra detrás de este aumento de la innovación en las economías emergentes ha sido su creciente participación en las cadenas de producción globales de las empresas multinacionales. El aumento de la innovación en las economías emergentes está favoreciendo un incremento importante en la circulación de las patentes, tanto a nivel intra-regional, como inter-regional. (Ver gráfico, el grosor de la línea refleja el número de patentes en circulación).

Esta mayor participación de las economías emergentes en los procesos de innovación está transformado el escenario de competencia global y está reduciendo las ratios de concentración de mercado de la mayoría de las industrias [1]. Esta menor concentración sectorial favorece el desarrollado de la innovación y una mayor difusión. Según el FMI, un aumento del 10% en I+D en el extranjero podría incrementar las patentes locales en un 5,6% en los sectores de baja concentración, mientras que se reduciría casi a la mitad en el caso de sectores con altos ratios de concentración.

Un ejemplo del impacto del aumento de la innovación lo encontramos en China: el comercio del gigante asiático se ha incrementado significativamente en los últimos 20 años, no solo en sectores de bajo valor añadido, como el textil, sino también en sectores más intensivos en innovación como equipos eléctricos y ópticos y transporte, gracias a la aplicación de avances tecnológicos desarrollados, en un primer momento, en el exterior.

En las conclusiones, el FMI destaca que la globalización ha tenido un impacto positivo en la difusión mundial del conocimiento y la tecnología, aumentando el crecimiento potencial de las economías. Además, se hace eco de que los flujos de información ya no son "unidireccionales" (de economías desarrolladas al resto del mundo) y la entrada de nuevos jugadores en los procesos de desarrollo de tecnologías, sobre todo Corea y China, aumentará las sinergias positivas.

Señala que es necesario aplicar políticas económicas que favorezcan estas mayores interconexiones del conocimiento, como puede ser la relajación de aquellas regulaciones demasiado estrictas en materia de IDE, o reducir las barreras comerciales. No parece que el contexto actual, con un proteccionismo comercial en aumento, sea el más propicio para avanzar en este sentido.

Por último, declara que deben adoptarse políticas nacionales que permitan que parte de los beneficios económicos generados por esta "globalización del conocimiento" repercutan en la población aumentando la inversión en educación, impidiendo que las empresas exploten los avances tecnológicos para controlar el mercado en detrimento de los consumidores o ajustando los sistemas impositivos para reasignar ganancias de capital en línea con las necesidades sociales del país


[1] La concentración de mercado generalmente se define a nivel de industria y aproxima a través de ratios de concentración: por ejemplo, el porcentaje de las ventas totales de un sector que realizan las cuatro mayores empresas de dicho sector.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal