Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

FMI / La concentración del poder del mercado en empresas no manufactureras tiene implicaciones macro significativas

Publicado el 09/04/2019

Descargar documento completopdf

El aumento del poder de mercado por parte de unas pocas empresas no manufactureras en economías desarrolladas parece explicar el descenso en la inversión fija y de la innovación, el descenso de la proporción de los salarios sobre el total de la renta y el aumento de la desigualdad desde 2000.

El FMI entra en el Capítulo II del último Informe de Previsiones en el debate sobre el mayor poder de mercado concentrado en unas pocas empresas y su papel sobre las tendencias macroeconómicas que se observan en los últimos años: (i) escasa inversión, a pesar del descenso en los costes de financiación y del elevado rendimiento esperado; (ii) creciente diferencial entre el rendimiento estable de la inversión en capital frente al descenso del rendimiento en activos de bajo riesgo; (iii) creciente diferencial entre la riqueza financiera y la productiva; (iv) menor participación en el reparto de la renta a los trabajadores y un aumento de la desigualdad; y (v) menores tasas de crecimiento de la productividad. El organismo considera el margen de beneficios como proxy del poder de mercado y analiza hasta un millón de empresas a lo largo de 27 países, donde 2/3 son economías desarrolladas, para el periodo 2000-15.

En primer lugar, el FMI confirma que el margen de las empresas ha aumentado en los últimos años, de forma generalizada entre sectores y países, pero solo de forma significativa entre las economías desarrolladas: el margen de beneficios ha aumentado cerca de un 8% en media en el periodo 2000-15. En cambio, apenas aumentó un 1,8% en las economías emergentes analizadas.

Cabe señalar que la mayor parte de ese aumento se concentra de forma significativamente en el 10% de empresas que más poder de mercado han ganado (30% frente al 2% que ha aumentado para el resto de los deciles). Se trata de empresas no manufactureras (información y comunicaciones, financieras y de utilities), caracterizadas por un mayor uso de las tecnologías digitales, una mayor rentabilidad (un 50% más), una elevada productividad (+30%) y una mayor propensión a invertir en I+D (+30%). Entre economías, también se observa, diferencias. Por ejemplo, este tipo de empresas se han concentrado en mucha mayor medida en EEUU, por lo que esa ganancia de poder de mercado es mayor en EEUU que en UE.

Por el momento, el FMI considera que las implicaciones macroeconómicas son modestas. No obstante, advierte que, si el poder de mercado sigue aumentando al mismo ritmo, puede llegar a tener consecuencias muy relevantes sobre el escenario en el medio y largo plazo. Por el lado de la innovación, una vez el margen de beneficios ha aumentado, llega un momento en el que estas empresas ya no tienen incentivos a una mayor inversión en I+D: según las estimaciones del FMI, esa inversión caería un 4% en los próximos 15 años si el poder de mercado aumenta al ritmo de 2000-15. Por el lado de la inversión fija, las consecuencias ya serían visibles: según sus estimaciones para una economía desarrollada media, la inversión sería hoy un 3% mayor, y el conjunto de la economía un 1,0%, si el poder de mercado no hubiera aumentado desde 2000.

Estos efectos sobre la inversión en I+D y en capital fijo tienen implicaciones sobre política monetaria: según las simulaciones para EEUU y UEM, en media, el aumento en el poder de mercado incrementó la inflación (+0,2 p.p.), provocó un menor crecimiento potencial (al reducir la inversión) y el tipo de interés natural real ha sido menor (10 p.b. más bajo). Además, al reducir los tipos naturales puede hacer más severa una recesión, en el caso de que el resto de factores haya llevado a los tipos nominales al límite del 0%, como ha sido el caso en la pasada recesión de 2007-08.

Por último, también encuentra evidencia empírica de que el aumento del poder de mercado en los últimos años está asociado con el menor reparto de renta hacia los trabajadores: al menos, explica el 10% del descenso durante el periodo 2000-15 (ha caído en 2 p.p.).

Teniendo en cuenta que todo parece indicar que esta tendencia se mantendrá en el corto plazo, el FMI recomienda políticas destinadas a incrementar la competencia: reducir las barreras de entrada a este tipo de sectores, donde las empresas han ganado mayor poder de mercado, liberalizar el comercio y la inversión directa extranjera, ajustar el marco regulatorio de la competencia a las nuevas necesidades y reducir los obstáculos para que las empresas adquieran el desarrollo tecnológico, entre otras medidas.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal