Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / Turismo y rentas siguen explicando el buen tono de la balanza corriente

Publicado el 31/01/2018

Descargar documento completopdf

El excelente comportamiento de la balanza de turismo y, en menor medida, de la de rentas, contrarrestan el deterioro del saldo comercial, derivado del encarecimiento del petróleo, y explican el elevado superávit corriente contabilizado en nov-17 (3.039 millones de euros), el segundo más alto de la serie histórica en dicho mes, sólo superado por el de 2016.

Por su parte, la balanza financiera registró un aumento de los activos netos frente al exterior de 5.811 millones de euros, sensiblemente inferior a la de un año antes (23.349 millones): las inversiones efectuadas por españoles en el exterior, sobre todo préstamos, repos y depósitos, superaron las de extranjeros en España, básicamente en cartera. En el acumulado de enero-noviembre los activos netos aumentaron en poco más de 50.000 millones, también inferior a la cifra de hace un año (78.210 millones).  

A pesar del ligero deterioro respecto al año anterior, el saldo de la balanza por cuenta corriente en noviembre del pasado año fue excelente: el segundo mejor de la serie en dicho mes, con un superávit de 3.039 millones de euros, un 8,7% inferior al de nov-16. En los últimos 12 meses, el superávit acumulado se sitúa en 20.124 millones (1,7% del PIB vs 1,9% en el conjunto de 2016). 

La leve caída del superávit corriente en noviembre se debió, en su totalidad, al deterioro de la balanza comercial[1], que fue parcialmente compensado por el mejor comportamiento de las balanzas de rentas y turismo. El déficit comercial aumentó un 30,1% interanual hasta 1.621 millones de euros, lastrado por el componente energético, que contrarrestó ampliamente la notable mejoría del no energético: el déficit en el primer caso aumentó un 37,6% interanual, el mayor crecimiento en ocho meses, hasta 1.980 millones de euros; en cuanto al saldo no energético, registró un superávit de 358 millones, casi el doble que hace un año. En el caso de la balanza de rentas, su superávit aumentó un 25,9% hasta 903 millones de euros, el mejor registro en 15 años, gracias al mayor aumento de los ingresos (+4,3%, casi tres veces más que los gastos). Por lo que respecta al superávit de turismo, marcó un nuevo récord: 2.037 millones, un 13,2% más que en nov-16.  

Dentro de la balanza de bienes y servicios, las exportaciones crecieron al menor ritmo desde abril (+5,2% interanual): entre las de bienes, cuyas exportaciones crecieron un 7,9%, el menor avance en cuatro meses, las energéticas se frenaron de forma notable, casi 13 puntos hasta el 30,6%, en todo caso un ritmo cinco veces superior al de las no energéticas (+6,4%); en cambio, los ingresos por turismo se aceleraron 5,5 puntos hasta el 9,7%. En cuanto a las importaciones, también se desaceleraron con cierta intensidad (cuatro puntos), pero siguen creciendo por encima de las exportaciones (+7,3%): se frenan, tanto los pagos por turismo (+5,8%, la tasa más baja en ocho meses), como las compras de bienes, que se ralentizan 4,2 puntos hasta el 9%, destacando, de nuevo, el dinamismo de las energéticas, que crecen al mayor ritmo desde mayo (+34,1% vs +5,7% las no energéticas).

Si al superávit corriente le añadimos el de la balanza de capital (141 millones de euros, el más reducido en un mes de noviembre desde 2013), se obtiene una capacidad de financiación de la economía de 3.180 millones (3.560 millones un año antes).

Por último, la balanza financiera (excluido el Banco de España) registró un saldo neto de 5.811 millones de euros, lo que significa que las inversiones de españoles en el exterior superaron las de extranjeros en nuestro país (esto supone una salida neta de fondos); no obstante, este saldo es cuatro veces inferior al de nov-16. En este comportamiento destacan la inversión directa y, especialmente, las otras inversiones (préstamos, repos y depósitos), con saldos positivos de 931 y 7.037 millones, respectivamente:

•·        En el caso de la inversión directa, ello se debió al aumento de los activos (inversiones de españoles en el exterior) en poco más de 1.000 millones, mientras que la variación de los pasivos (inversiones de foráneos en nuestro país) apenas fue de 82 millones;

•·        En cuanto a la otra inversión, su saldo fue el resultado de un aumento de los activos (3.609 millones) y una caída de los pasivos (-3.427 millones).

•·        Por su parte, el saldo de la inversión de cartera fue negativo (-2.102 millones), ya que los pasivos aumentaron más que los activos (8.591 millones y 6.489 millones, respectivamente).

En los 11 primeros meses de 2017, el saldo neto de la cuenta financiera (sin Banco de España) también fue positivo, aunque inferior al del mismo periodo de 2016: 50.082 millones frente a 78.210 millones. Todos los tipos de inversión registran saldos positivos, pero sólo la inversión directa mejora el registro del año anterior, con 18.447 millones. Por su parte, el saldo de la inversión de cartera asciende a 30.241 millones, muy superior al de la otra inversión (4.239 millones). A destacar que, mientras que la inversión total de españoles en el exterior en enero-noviembre del pasado año se duplicó hasta 126.480 millones, los extranjeros invirtieron en España 73.560 millones, en contraste con el dato de un año antes (-16.683 millones).


[1] Datos de comercio de bienes (energéticos y no energéticos) en términos de Aduanas.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal