Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / Se reduce la capacidad de financiación

Publicado el 28/09/2018

Descargar documento completopdf

Tras el fuerte deterioro de la posición financiera de la economía frente al exterior en el segundo trimestre, la capacidad de financiación generada en términos anuales se reduce a mínimos desde 2016. El estrechamiento de la capacidad de financiación frena la corrección del elevado endeudamiento, un factor imprescindible para lograr un crecimiento sostenible en el medio plazo.

La capacidad de financiación de la economía española en el 2T18 ascendió a 3.013 millones de euros (1% del PIB trimestral), cifra sensiblemente inferior a la del mismo periodo de 2017 (-53,3%) y la más baja en un segundo trimestre de los últimos cuatro años. En términos acumulados de cuatro trimestres, la capacidad de financiación cae a mínimos desde el arranque de 2016: 21.168 millones (1,8% del PIB, cuatro décimas menos que en el conjunto del pasado ejercicio).

El descenso de la capacidad de financiación de la economía en abril-junio se debió al aumento de la inversión (tres décimas hasta el 21,4% del PIB, el porcentaje más alto desde 2012), frente al mantenimiento del ahorro, por tercer trimestre consecutivo, en el 23%, que es el porcentaje más alto en 14 años. Por agentes, la mejoría de la posición financiera de empresas y AA.PP. fue más que compensada por el deterioro observado en el caso de las familias.

En el caso de las AA.PP., la recaudación de impuestos sigue creciendo a buen ritmo en el 2T18 (+7,6% interanual los directos y +6,3% los indirectos), lo que hace compatible fuertes aumentos de la inversión (+25,4%) con la reducción del déficit (-13,2% hasta 17.743 millones de euros, el mejor registro en un segundo trimestre desde 2007). De este modo, en términos anuales, el desequilibrio cae hasta mínimos desde mediados de 2008: 32.141 millones, el 2,7% del PIB (3,1% en 2017), pero medio punto por encima del objetivo fijado para todo el año en el Programa de Estabilidad.

En cuanto a las empresas, si bien presentan necesidad de financiación en el trimestre, es tres veces inferior a la del 1T17: apenas 540 millones de euros. La renta disponible recupera parte del dinamismo perdido el trimestre anterior y se acelera 2,2 puntos hasta el 5,5% interanual, sobre todo por el vigor de las rentas netas de la propiedad a cobrar (+10,7%): mientras que el pago de impuestos directos se moderó (+2,9%), tras el extraordinario ritmo de enero-marzo (cuando se triplicó). La renta resultante, más las transferencias netas de capital recibidas (594 millones), fue insuficiente para financiar la inversión, que creció un 2,9% hasta 49.116 millones. Por su parte, la capacidad de financiación acumulada en los últimos cuatro trimestres (39.405 millones) es la más elevada desde el cierre de 2010 (3,3% del PIB, idéntico porcentaje al del pasado año).

Las familias registran la mayor necesidad de financiación en una década

La renta bruta disponible (RBD) de las familias creció un 1,5% interanual en el 2T18, prácticamente la mitad que en el trimestre anterior. Aunque la remuneración de asalariados sigue creciendo a buen ritmo (+3,8%, dos décimas más que el trimestre anterior), la desaceleración de la RBD se debe, principalmente, al comportamiento del excedente bruto de explotación (+1,9%, el menor avance en un año), del pago de impuestos directos (+11,4%, un ritmo desconocido desde 2007) y de las rentas netas de la propiedad a cobrar (-6,6%). En este último caso, aunque los intereses recibidos quiebran la senda descendente anterior y crecen un 4%, los pagados también crecen y lo hacen por encima (+4,9%).

En cuanto al gasto en consumo final de los hogares (en términos nominales), sigue creciendo muy por encima de la RBD, un 4%: desde 2017 crece a un ritmo medio del 4,1%. En consecuencia, el ahorro se redujo un 13% hasta 24.514 millones de euros, el peor registro en este periodo de la última década. En términos anuales el ahorro marca un nuevo mínimo histórico: 33.672 millones, el 4,7% de la RBD (5,5% en el conjunto de 2017).

Si a lo anterior se añaden unas transferencias netas de capital negativas (-751 millones de euros) y una inversión que creció con intensidad (+25,9% hasta 10.495 millones), los hogares registraron en abril-junio una capacidad de financiación por importe de 13.268 millones, un 30,9% inferior a la del año anterior y la cifra más reducida en un segundo trimestre de la última década. Por su parte, en términos acumulados de cuatro trimestres se registra la mayor necesidad de financiación desde 2008: 13.168 millones de euros, que equivalen al 1,1% del PIB (-0,4% en 2017).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal