Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Se mantiene la inercia positiva

Publicado el 07/01/2020

Descargar documento completopdf

Los últimos datos confirman que la economía española mantiene un apreciable crecimiento del PIB, que se estabiliza en torno a los ritmos potenciales, y una notable creación de empleo, aunque amortiguada. En cuanto a los desequilibrios, las familias mejoran su posición financiera y se observa un aumento de la capacidad de financiación de la economía frente al exterior, un elemento clave para reducir la todavía elevada posición deudora neta, que sigue siendo uno de los principales factores de riesgo que pueden acabar truncando la actual fase expansiva.

El crecimiento del PIB se estabiliza...

El dato definitivo del PIB del 3T19 coincide con el avanzado por el INE hace dos meses: un aumento trimestral del 0,4%, idéntica tasa a la del trimestre anterior y que constituye el menor crecimiento desde mediados de 2016. No obstante, se observan algunos cambios en la composición de dicho crecimiento, con más equilibrio por componentes de la demanda.

•·        Por un lado, la demanda interna aporta un punto al crecimiento trimestral, una décima menos de lo estimado en octubre, ya que empeora el gasto en consumo, tanto el de los hogares como el de las AA.PP.: en ambos casos se revisa tres décimas a la baja hasta el 0,8% y 0,6%, respectivamente. Este deterioro es parcialmente compensado por el mejor comportamiento de la inversión (FBKF), que crece un 1,7% (+1,3% estimado anteriormente): ni el descenso del componente de construcción fue tan notable (-0,3% en lugar de -2,6%) ni el vigor del componente de bienes de equipo fue tan extraordinario (+4,9% en lugar de +7%).

•·        Por lo que respecta a la demanda externa, su detracción al crecimiento es algo menor: seis décimas, una menos de lo avanzado en octubre. Aunque las importaciones crecen medio punto más (+1,8%), las exportaciones no sufren un deterioro tan acusado: se estancan y no caen un 0,8%.

           Con datos 31-10-2019                       Con datos 30-12-2019

En cuanto al aumento interanual del PIB, se sitúa en el 1,9%, una décima por debajo del dato provisional: se trata del ritmo más modesto en cinco años. La revisión a la baja del crecimiento se explica exclusivamente por el peor comportamiento de la demanda externa, que aporta una décima menos, mientras que la demanda interna mantiene su contribución en 1,8 puntos.

... y la creación de empleo pierde dinamismo

Si bien en 2019 se prolongó la senda de creación de empleo, iniciada en 2014, tanto la cifra (384.373 afiliados más) como el ritmo interanual (+2%) son los más bajos en seis años. En todo caso, el volumen total de afiliación supera los 19,4 millones, lo que supone el mejor cierre de ejercicio de la serie.

La cifra de afiliados aumentó en diciembre en 31.660 personas, el peor registro en dicho mes desde 2012 (+78.541 en dic-18); además, el dato desestacionalizado es el peor en cinco meses (+8.888). No obstante, el cuarto trimestre anota una mejoría, con un crecimiento trimestral de la afiliación del 0,54%, el doble que en el trimestre anterior.

En media anual, la afiliación creció en 2019 un 2,6% (+3,1% anterior), la tasa más baja desde 2014.

    

Por sectores de actividad, destaca positivamente el dinamismo mostrado en 2019 por hostelería, transporte y almacenamiento y, sobre todo, actividades sanitarias y servicios sociales, gracias, en gran parte, a la subida de cotizantes del convenio especial de cuidadores no profesionales, que supera los 54.000, máximo desde 2012. En el extremo opuesto se sitúan comercio y, en especial, actividades financieras y agricultura, que destruyeron empleo.

Por regiones, la desaceleración del empleo en 2019 afectó a todas ellas, salvo a Cantabria. Destacan los elevados crecimientos de Murcia y Madrid, con tasas próximas al 3% interanual. Por el lado negativo, la única Comunidad donde se redujo la afiliación fue Extremadura.

Mejora la posición financiera de las familias

La economía española generó en el 3T19 capacidad de financiación por valor de 8.061 millones de euros (2,6% del PIB trimestral), el peor registro en un tercer trimestre desde 2012 (8.289 millones en 2018, equivalentes al 2,8% del PIB). En términos acumulados de cuatro trimestres, la capacidad de financiación se sitúa en 26.334 millones (2,1% del PIB vs 2,4% en el conjunto de 2018).

El deterioro de la posición financiera de la economía en el periodo julio-septiembre del pasado año fue el resultado del aumento de la inversión (dos décimas hasta el 20,9% del PIB, recuperando, de este modo, los niveles de finales de 2011), más intenso que en el caso del ahorro (una décima hasta el 22,6%, máximo desde 2004). Por agentes, el deterioro del saldo de las empresas es contrarrestado, aunque sólo parcialmente, por la mejora del resto, especialmente las AA.PP. y, en menor medida, los hogares.

En el caso de los hogares, tras el fuerte repunte del trimestre anterior, la renta bruta disponible (RBD) crece un 3,1% interanual, el menor avance en dos años. En todo caso, el gasto en consumo final (nominal) crece menos que la renta, algo que viene sucediendo, de forma casi ininterrumpida desde 2018; en concreto, crece un 2,5, cuatro décimas por encima del trimestre anterior. Como resultado, el ahorro, aunque fue negativo, es el mejor dato en un tercer trimestre de los últimos tres años (-2.197 millones de euros vs -2.452 millones en el 3T18). En términos anuales el ahorro se eleva hasta 54.162 millones, máximo desde 2012 (7% de la RBD vs 5,9% en el conjunto de 2018).

Si a lo anterior se añaden las transferencias netas de capital negativas (-714 millones de euros) y una inversión que cae por segundo trimestre consecutivo (-1,4% interanual hasta 10.935 millones), los hogares registraron una necesidad de financiación de 13.846 millones, un 2,5% inferior a la del año anterior en el mismo periodo. Por su parte, en términos anuales se observa una recuperación de la capacidad de financiación desde finales de 2018: 10.387 millones de euros (0,8% del PIB, frente a la posición equilibrada con que cerró 2018).

Fuerte aumento del superávit exterior...

El superávit de la balanza por cuenta corriente ascendió en octubre del pasado año a 2.830 millones de euros, prácticamente el doble que un año antes (1.489 millones). En términos acumulados de 12 meses, el saldo positivo se sitúa en 22.348 millones, la cifra más alta desde el cierre de 2018 y equivalente al 1,8% del PIB (1,9% en el conjunto de 2018).

La mejora de la balanza corriente en octubre se explica por el buen comportamiento del saldo comercial, tanto el componente energético como el no energético, y, en menor medida, el de rentas. Por el contrario, empeora ligeramente el superávit de turismo.       

Al añadir el saldo, ligeramente positivo, de la balanza de capital, se obtiene una capacidad de financiación de 3.163 millones de euros, el mejor octubre de la serie (1.864 millones en oct-18). En términos anuales la capacidad de financiación asciende a 27.635 millones (2,2% del PIB), algo por debajo de la cifra alcanzada en 2018 (29.051 millones, el 2,4% del PIB).

... y corrección de la posición deudora neta

La generación de capacidad de financiación es fundamental para seguir reduciendo la elevada posición deudora de la economía frente al exterior. Con datos al 3T19, la posición de inversión internacional neta (PIIN)[1] de la economía cae un 1,2% interanual, el sexto retroceso consecutivo, hasta 981.663 millones de euros: en términos de PIB se sitúa en el 79,5% (80,2% anterior), mínimo desde 2007, pero que, en cualquier caso, sigue siendo una cifra muy elevada, superando a nuestros socios europeos y el umbral del Procedimiento de Desequilibrios Macroeconómicos (PDM) de la CE, fijado en el 35% del PIB.

Por instrumentos, la corrección de la PIIN en el último año se debe, básicamente, al comportamiento de la inversión directa y, sobre todo, las otras inversiones (préstamos y depósitos). Por contra, las inversiones de cartera, no sólo siguen presentando la mayor posición deudora, sino que ésta aumenta con fuerza hasta el 49,8% del PIB, la más alta en dos años. Por sectores, todos contribuyen positivamente, salvo las AA.PP., cuyo saldo deudor alcanza un nuevo máximo histórico (51,6% del PIB).

Por último, la deuda externa en términos brutos[2] continúa aumentando y supera ya los 2,12 billones de euros, nuevo máximo histórico. Esta cifra representa el 172,1% del PIB, una décima más que en el trimestre anterior y casi cinco puntos por encima del cierre de 2018. Por agentes, el aumento de la deuda en el último año (3,5 puntos de PIB) se explica por el deterioro de la posición deudora del sector privado no financiero (medio punto hasta el 23,8% del PIB) y, especialmente, del sector público (6,4 puntos hasta el 56,4% del PIB).  


[1] Diferencia entre el valor de los activos exteriores en manos de los residentes y el de los pasivos frente al resto del mundo.

[2] Incluye únicamente los pasivos que generan obligaciones de pago; aproxima, por tanto, los pasivos exigibles. Comprende los saldos de todos los pasivos frente a no residentes que impliquen la realización futura de pagos por amortización, por intereses o por ambos; es decir, todos los instrumentos financieros, excepto acciones y otras participaciones de capital, participaciones en fondos de inversión y derivados financieros.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal