Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Se confirma el desplome sin precedentes de la economía en el 2T20

Publicado el 31/07/2020

Descargar documento completopdf

Como ya adelantaron los pésimos datos de la EPA de hace unos días, la Contabilidad Nacional Trimestral (CNTR) confirma que el 2T20, con la crisis del Covid-19 golpeando con toda su crudeza, ha sido el peor trimestre desde que se dispone de datos para la economía española. El PIB se hunde un 18,5% trimestral, en línea con nuestra previsión (-18,4%), arrastrado, sobre todo, por el deterioro de la demanda interna, tanto el consumo de los hogares como, especialmente, la inversión; por el lado de la demanda externa, caen las importaciones y, en especial, las exportaciones, muy condicionadas por el desplome del turismo. Sólo se salva de la debacle el consumo de las AA.PP.

El mal dato de PIB del 2T20 supera los registros del conjunto de la UEM (-12,1%), Francia (-13,8%), Alemania (-10,1%) o Italia (-12,4%). La diferencia radica en la elevada dependencia de nuestra economía de aquellas actividades que se han visto más dañadas por la crisis: el sector terciario, fundamentalmente el turismo. Es decir, aunque la actual crisis está siendo global, su impacto es asimétrico. El riesgo es que la posterior recuperación también sea más lenta y con secuelas más persistentes.

Dada la reactivación de la actividad que se viene observando en los dos últimos meses, estimamos un fuerte repunte del PIB en el 3T20 (+12,7% trimestral), si bien será claramente insuficiente para compensar la caída del primer semestre, de modo que el PIB todavía estará en torno a un 13% por debajo del nivel previo. 

Como ya sucediera en el trimestre anterior, la crisis sanitaria del Covid-19 y las medidas adoptadas para combatir su propagación han generado enormes dificultades para elaborar la CNTR del 2T20. Por ello, el INE ha adaptado los métodos de estimación tradicionales (solo se dispone de información completa para abril y mayo), incorporando fuentes adicionales disponibles para todos los meses del trimestre e indicadores basados en datos administrativos, siguiendo las recomendaciones de Eurostat. En cualquier caso, la dificultad inherente a la medición estadística en estos momentos excepcionales podría provocar que las futuras revisiones de los resultados publicados[1] fueran de una magnitud mayor que la habitual.

La caída trimestral del PIB en el 2T20 se explica, fundamentalmente, por el deterioro de la demanda interna, que resta nada menos que 16 puntos, lastrada por todos sus componentes, salvo el gasto público, que se mantiene en terreno positivo (+0,4%); en cambio, se contraen con fuerza, tanto el consumo de hogares (-21,2%) como la inversión en construcción y en equipo (-25% y -27,2%, respectivamente).

La demanda externa también contribuye al descenso del PIB, aunque con menor intensidad: resta 2,5 puntos, fruto del mayor retroceso de las exportaciones (-33,5% vs -28,8% las importaciones), dentro de las cuales destaca negativamente el comportamiento de los servicios (-55,4% vs -23,8% los bienes), arrastradas por el desplome del 91,6% del gasto de los no residentes en territorio nacional, básicamente turismo.

Como se observa en el anterior gráfico, la caída de la economía española es algo más intensa que la anotada por otros países, debido, básicamente, a una estructura productiva más dependiente de las actividades turísticas.

Por lo que respecta a la oferta, solo la agricultura y, dentro de los servicios, las actividades financieras se mantienen en terreno positivo (+4,4% trimestral y +3,5%, respectivamente), mientras que los descensos más pronunciados corresponden a comercio, transporte y hostelería (-40,4%) y actividades artísticas y recreativas (-33,9%); industria y construcción caen algo menos, un 18,5% y un 24,1%, respectivamente.

En cuanto al mercado laboral, como ya sucedió en el 1T20, en la actual situación de excepcionalidad, donde existe un elevado volumen de trabajadores afectados por ERTEs, que no trabajan, pero técnicamente siguen siendo ocupados, para medir el empleo es más relevante analizar las horas efectivamente trabajadas, en lugar de los puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo (PTETC). Dichas horas caen un 21,4% trimestral (-17,7% en términos PTETC). En todas las actividades se reduce el número de horas trabajadas, con especial intensidad en construcción y algunas terciarias (comercio, transporte, artísticas y recreativas). Por su parte, en tasa interanual, las horas trabajadas se reducen un 24,8% (-18,5% en PTETC).

En tasa interanual, la caída del PIB, que se sitúa en el -22,1%, se explica también por la detracción de los dos componentes de la demanda, tanto la externa (-2,9 puntos), como, en especial, la interna (-19,2 puntos).

Por el lado de la demanda interna, se registran, salvo en el caso del gasto público, ritmos de caída desconocidos. Por un lado, el consumo de los hogares cae un 25,7% interanual, en contraste con el de las AA.PP., que se desacelera tres décimas, pero permanece en positivo (+3%). Por lo que respecta a la inversión (formación bruta de capital fijo), se hunden sus dos segmentos: cae un 30,9% el de construcción y un 32,3% el de bienes de equipo. Por el lado de la demanda externa, todos los intercambios con el exterior se contraen, pero con más intensidad las exportaciones (-33,1% las importaciones vs -38,6% las exportaciones); en este último caso, también destaca el abrupto ajuste del gasto de los no residentes en el territorio nacional (-93,7%). 

Como resultado de la evolución del PIB y el empleo, se obtiene una caída interanual de la productividad por PTETC del 4,4%, mientras que, en términos de horas efectivamente trabajadas, se registra un avance positivo del 3,6%.

Si al deterioro de la productividad por PTETC se añade un ritmo de avance de la remuneración por asalariado desconocido desde 2009 (+3,9%), los costes laborales unitarios (CLUs) crecen un extraordinario 8,7%, el ritmo más alto desde que arranca la serie en 1995.

Por último, el PIB nominal también cae con una fuerza desconocida, un 21,1% interanual, ya que el deflactor implícito prolonga la senda de moderación y se frena tres décimas hasta el 1,3%, la tasa más baja desde el cierre de 2018.


[1] Se trata de un dato provisional, elaborado con la información disponible hasta el momento, que será actualizado el próximo 23 de septiembre con toda la información disponible entonces, en especial la Balanza de Pagos trimestral y las Cuentas Trimestrales no Financieras de las AA.PP.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal