Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Se acelera la recuperación del empleo

Publicado el 04/08/2020

Descargar documento completopdf

El dato de afiliación de julio ha sorprendido positivamente, con el mayor aumento en dicho mes en 15 años (+161.217 en términos medios). Además, destaca muy positivamente el papel que están jugando los ERTEs, como instrumentos adecuados para amortiguar el duro impacto de la crisis en el mercado laboral: aunque todavía hay 1,12 millones de trabajadores afectados, la cifra está lejos del máximo alcanzado a finales de abril (casi 3,4 millones), lo que significa que dos de cada tres empleados sujetos a un ERTE durante la pandemia se han reincorporado a su puesto de trabajo.

A pesar de todo, las cifras de empleo siguen muy lejos de los niveles anteriores al estallido de la crisis: aunque entre mayo y julio la afiliación ha aumentado en más de 277.000 personas, ello supone menos del 30% del empleo perdido en lo peor de la crisis (casi 948.000 entre el 12 de marzo y el 30 de abril), de modo que faltan otros 670.000.

 

El mejor dato de afiliación en un mes de julio en 15 años...

La afiliación media crece en julio, por tercer mes consecutivo, en 161.217 personas (+0,9% mensual), lo que supone el mejor dato en dicho mes desde 2005; el volumen total se sitúa cerca de 18,79 millones. Con datos a cierre de mes, el aumento de afiliados asciende a 189.577, a pesar de que el último día se registró una fuerte pérdida de ocupados (-177.982), dado que coincidió con el último día de la semana.     

Por su parte, en términos desestacionalizados, se registra un aumento de 165.012 afiliados, la cifra más alta desde que arranca la serie en 2008 (-224.433 de media en el 2T20).

Como se ve en los gráficos anteriores, tras la debacle sufrida entre el 12 de marzo y el 30 de abril, cuando la afiliación cayó un 4,9% (-948.000 afiliados), en los tres meses posteriores, hasta el 31 de julio, se ha recuperado un 29,3% de ese empleo perdido (+277.485 afiliados o un +1,5%), por lo que quedan aún más de 670.000 para recuperar los niveles pre-Covid.

Por actividades, dentro del Régimen General, en julio aumenta la ocupación en todas ellas, salvo en educación, que registra una importante caída (-82.789 afiliados), como es habitual en dicho mes. En cambio, destacan positivamente comercio y reparación de vehículos (+40.816), actividades sanitarias y servicios sociales (+43.133) y, sobre todo, hostelería (+66.924), que es, precisamente, la que más empleo ha recuperado en los últimos tres meses (+10,5%), aunque también fue una de las más dañadas al inicio de la crisis (-12,1%), sólo por detrás de la construcción (-13,9%). En todo caso, sólo las actividades sanitarias superan los niveles de empleo anteriores al estallido de la crisis (+3,4%), en contraste con educación y construcción, que están un 14,9% y un 12% por debajo, respectivamente.

Por lo que respecta a los ERTEs, a 31 de julio había casi 1,12 millones de trabajadores afectados (932.600 de los cuales en ERTE por fuerza mayor), lo que supone una reducción de 712.000 personas (-38,9%) respecto al mes anterior y de casi 2,27 millones (-67%) frente al máximo, registrado el 30 de abril, cuando se rozaron los 3,4 millones. Por actividades, las más afectadas siguen siendo la hostelería, sobre todo servicios de comidas y bebidas, y el comercio.

En media, el 7,8% de los afiliados continúan en ERTE, aunque con una gran disparidad por sectores: los mayores porcentajes se registran en agencias de viaje (con el 62% de los trabajadores acogidos a un ERTE), transporte aéreo (52%) y servicios de alojamiento (47%).

Por regiones, en todas ellas se amortigua la destrucción de empleo respecto a los pésimos registros del 2T20, salvo en País Vasco y, sobre todo, en Baleares, que anota una caída del 14,2% interanual, dos puntos más que en abril-junio. El otro archipiélago registra la segunda caída más intensa (-5,6%), mostrando, una vez más, que son las regiones más dependientes del turismo las que más están sufriendo el impacto de la crisis; en el extremo opuesto se sitúa Castilla La Mancha, con un descenso inferior al 2%.

La ratio afiliados ocupados/pensionista retoma la senda ascendente quebrada en junio y se incrementa ligeramente, apenas dos centésimas hasta 2,11, cifra inferior, en todo caso, a las de dic-19 (2,16) y jul-19 (2,18). Este dato coincide con la primera subida del número de pensionistas en cinco meses: +9.253 hasta 8,86 millones, por debajo de los niveles pre-Covid (en febrero se superaban los 8,9 millones). En cuanto al número de pensiones, aumenta por segundo mes consecutivo, en 12.310 hasta casi 9,77 millones, por debajo todavía del cierre de 2019, cuando se superaron ligeramente los 9,8 millones; por su parte, la factura mensual también crece por segundo mes, un 0,2% mensual, la subida de más intensidad desde febrero, hasta 9.883 millones de euros, nuevo máximo histórico.   

... y el mejor dato en términos de paro en más de dos décadas

El paro se reduce en julio en 89.849 personas (-2,3% mensual), la primera caída en cinco meses y la más intensa en un mes de julio desde 1997; en consecuencia, el total de parados se sitúa en 3,77 millones. Eliminada la estacionalidad, el descenso es histórico (-81.357 vs +190.075 de media en abril-junio).

Se reduce la brecha entre parados y beneficiarios de prestaciones

El mes pasado se firmaron casi 1,54 millones de contratos, un 29,5% menos que en jul-19 y el peor dato en dicho mes desde 2013. De ellos, el 9,2% eran indefinidos, con un retroceso del 24% (-30% en el caso de los temporales).

En cuanto a los beneficiarios de prestaciones por desempleo, en junio se redujeron por primera vez en cuatro meses, y lo hicieron con fuerza: casi 967.000 hasta 3,98 millones (+127,7% interanual). Por su parte, los gastos totales en prestaciones ascienden a 4.189 millones de euros (+193,1% interanual).

Como viene sucediendo desde abril, el número de beneficiarios supera al de parados, aunque se recorta sensiblemente hasta 118.189 personas, como consecuencia de que entre los primeros se incluían casi 1,8 millones de personas que estaban percibiendo la prestación contributiva por ERTEs, pero que no estaban incluidos entre los parados registrados.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal