Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / Repunte menor de lo esperado de la inflación

Publicado el 13/04/2018

Descargar documento completopdf

La inflación aumentó en marzo una décima hasta el 1,2%: como era previsible al celebrarse la Semana Santa (en 2017 fue en abril), los servicios turísticos explican parte de esta subida, si bien su impacto ha sido inferior a lo previsto; mayor fue la contribución de los alimentos frescos (legumbres y hortalizas, principalmente). En cambio, se frenó la tasa de inflación de productos energéticos (por gas y electricidad) y bienes industriales (sobre todo publicaciones y artículos de uso personal). La tasa subyacente también prolongó su senda alcista y aumentó una décima hasta el 1,2%, la más alta desde sep-17.

La evolución de la inflación en los próximos meses está muy condicionada por factores exógenos (climatología o tensiones geopolíticas) y su impacto en los precios de electricidad, alimentos y petróleo. En todo caso, el dato de marzo, mejor de lo que anticipábamos, nos hace recortar ligeramente nuestras previsiones de inflación hasta el 1,5%, tanto en diciembre como en media anual.

La alimentación fue el grupo que tuvo una mayor influencia en el aumento de la inflación en marzo: su tasa repuntó, por vez primera en cinco meses, cuatro décimas hasta el 1,4%, impulsada por los alimentos frescos (1,6% vs 0,3% en febrero), en especial legumbres y hortalizas. Por el contrario, la tasa de los alimentos elaborados se ralentizó una décima hasta el 1,3%, fruto del abaratamiento de productos lácteos, aceites y grasas.

La tasa de inflación de los servicios también repuntó, dos décimas hasta el 1,9%, la más alta desde jul-17, como consecuencia, principalmente, del comportamiento de los precios relacionados con turismo y hostelería, sobre todo paquetes turísticos y servicios de alojamiento. También tuvo un impacto alcista el transporte (1,4% vs 1,1% anterior), derivado de la evolución de los precios de carburantes y combustibles, que bajaron menos que en mar-17.

 

Los precios de los bienes industriales no energéticos caen en el último año un 0,1% (0% anterior): desde el verano pasado se mueve en torno a dichas tasas. La caída de una décima en marzo se debió al comportamiento de publicaciones, artículos de uso personal, muebles y algunos textiles.

En cuanto a la inflación de los productos energéticos, se frenó ligeramente (1,3% vs 1,4% anterior), ya que el comportamiento alcista de los carburantes antes comentado fue contrarrestado por el anotado, en sentido contrario, por el gas, cuyos precios se redujeron, en contraste con la subida del pasado año, y, sobre todo, la electricidad, cuya caída fue más intensa que la de hace un año. La evolución de gas y electricidad se trasladó a los precios asociados a la vivienda (1% vs 1,4%).  

Por último, dado que el aumento de la inflación armonizada (IPCA), una décima hasta el 1,3%, fue menos intenso que en el caso de la UEM (tres décimas), el diferencial con nuestros socios vuelve a terreno negativo
(-0,1 puntos vs 0,1 anterior). 

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal