Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Primera bajada de la inflación en cinco meses, gracias al abaratamiento de los combustibles

Publicado el 13/03/2020

Descargar documento completopdf

La inflación quiebra en febrero la senda ascendente de los meses anteriores y se reduce cuatro décimas hasta el 0,7%, una décima por debajo del dato adelantado hace dos semanas. A esta moderación contribuyen algunos alimentos frescos y, sobre todo, los productos energéticos.

Las previsiones de inflación para los próximos meses se ven alteradas por la crisis sanitaria del Covid-19: por un lado, lastrará la demanda de las familias, por el deterioro de la confianza y las restricciones a la movilidad de las personas; por otro, el enfriamiento de la actividad mundial está provocando una intensa corrección de los precios del petróleo. Todo ello contribuirá a reducir cualquier tensión sobre los precios, de modo que asistiremos, al menos en los próximos meses, a una notable reducción de la tasa de inflación, para volver a una senda ascendente a medida que se vaya recuperando la normalidad en la segunda mitad del año.

La inflación de los productos energéticos vuelve a terreno negativo (-3,3% vs 0% anterior), fruto del abaratamiento de los precios, tanto de los carburantes como del gasóleo para calefacción, en contraste con las subidas de hace un año. Esto repercutió, a su vez, en los precios del transporte (1,8% vs 3,9% en enero) y en los asociados a la vivienda (-3,7% vs -3,5%).  

En el caso de la alimentación, su tasa de inflación se mantiene en el 1,8%, que es la más alta desde finales de 2018. La evolución por componentes es dispar: en el caso de los alimentos frescos, sus precios crecen un 2,7% en el último año, ocho décimas menos que el mes anterior, fruto del comportamiento de pescado, legumbres y hortalizas; en cambio, repunta la tasa de los alimentos elaborados, tres décimas hasta el 1,3%, la más alta desde may-18, impulsada, sobre todo, por agua mineral, refrescos, zumos y bebidas alcohólicas.

En cuanto a los bienes industriales no energéticos, su inflación vuelve a repuntar levemente por segundo mes, una décima hasta el 0,4%, impulsada por el encarecimiento de objetos recreativos, muebles, vestido y calzado.

La tasa de inflación de los servicios también repunta una décima hasta el 1,5%: la moderación del transporte antes comentada fue más que compensada, fundamentalmente, por la subida de los precios relacionados con el turismo y la hostelería, en especial los servicios de alojamiento, cuyos precios suben más que en 2019.  

Tras cinco meses estabilizada, la inflación subyacente repunta una décima hasta el 1,1%, la tasa más alta desde may-18; ello es fruto, básicamente, del encarecimiento de los alimentos elaborados.    

Por último, la inflación armonizada (IPCA) también se reduce, pero en su caso sólo dos décimas, hasta el 0,9%. Dado que la evolución de la inflación media de nuestros socios de la UEM es similar, el diferencial se mantiene en -0,3 puntos.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal