Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Menores caídas en el mercado hipotecario en junio

Publicado el 28/08/2020

Descargar documento completopdf

El sector hipotecario registra un menor deterioro, tanto en el volumen y como en el importe, de las nuevas operaciones realizadas en junio, con los colegios de registradores ya de vuelta a la actividad tras meses cerrados. En cualquier caso, la incertidumbre en el medio y largo plazo sigue siendo muy elevada y habrá que esperar a los próximos meses para ver cómo afectará la recesión económica a la demanda del sector. 

En junio, se formalizaron 26.748 hipotecas sobre viviendas, lo que supone una moderación respecto a las caídas interanuales de los meses anteriores (-13% vs -28% en mayo) y sugiere que la mayor parte del impacto negativo debido al estado de alarma (supuso el confinamiento de la población y el cierre de los colegios de registradores) se habría quedado atrás. El balance de lo que llevamos de año es, obviamente, negativo (-8,4% interanual), pero en línea con la tendencia pre-COVID de gradual enfriamiento.

El capital prestado también modera el ritmo de caída en junio: -6% interanual hasta 3.522 millones de €; si bien el balance de lo que llevamos de año es menos negativo que en términos de volumen (-0,1%), gracias al fuerte aumento en importe de las hipotecas registradas en enero y febrero (se trata de un efecto indirecto de la nueva Ley Hipotecaria). Teniendo en cuenta que el volumen de operaciones está cayendo con más fuerza que el capital prestado, el importe medio de las nuevas hipotecas está aumentando: +7,5% interanual hasta 131.670 € en junio.

Entre CCAA, existe una fuerte disparidad de comportamiento del mercado hipotecario: la tasa interanual de junio va desde el repunte de P. Vasco (+66% en volumen y +50% en capital) y, en mucha menor medida, Extremadura (+11% y +18%, respectivamente), hasta las caídas por encima del 30% en C. Valenciana y Navarra. En cualquier caso, la volatilidad propia de la serie es aún mayor cuando está sujeta a distorsiones como está siendo la crisis sanitaria. El balance de lo que llevamos de año, permite suavizar esas distorsiones y ver las tendencias de más largo plazo (ver gráficos): destacan negativamente C. La Mancha, Madrid (en ambos casos, tras haber crecido levemente por encima de la medida en los últimos años) y Navarra; mientras que lo hacen en positivo Murcia, Aragón (en ambos casos, regiones que habían decepcionado los últimos años) y Cataluña (solo en importe, por la distorsión puntual causada por la nueva Ley de Crédito). Por tanto, cabe señalar que este comportamiento desigual poco tiene que ver con la mayor o menor incidencia de la crisis sanitaria, sino que responde, en la mayor parte de los casos, a tendencias pre-COVID.

En balance, el mercado hipotecario comienza a absorber los efectos del estado de alarma y parece retomar, gradualmente, la tendencia anterior de lento enfriamiento. Por el momento, no se percibe un deterioro adicional de la demanda del mercado hipotecario y habrá que esperar, al menos, a la segunda mitad del año para conocer los efectos de medio y largo plazo de la recesión económica que ha seguido a la crisis sanitaria. Actualmente, se percibe una elevada incertidumbre sobre el escenario, mientras que los fundamentales de la demanda se verán afectados, a grandes rasgos, por los actuales rebrotes del virus, por la situación del mercado laboral y por las políticas de apoyo a las rentas de las familias.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal