Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Los nuevos ERTEs amortiguan el impacto de la segunda ola en las actividades más castigadas

Publicado el 02/12/2020

Descargar documento completopdf

El empleo, en términos de afiliación media, sigue recuperándose: casi 32.000 personas más en noviembre, el mejor dato en dicho mes en 14 años. Sin embargo, con datos a fin de mes se registra una ligera caída (casi 12.000 afiliados menos), de modo que, si bien se ha recuperado más del 60% del empleo destruido en el inicio de la crisis, todavía faltan cerca de 370.000 afiliados para volver al punto de partida.

En cuanto a los trabajadores en ERTE, crecen ligeramente, por segundo mes consecutivo, en 18.487, con lo que la cifra total se eleva hasta los 746.900, muy inferior, en todo caso, a la de abril (-77,9%). Estos últimos aumentos están motivados por los nuevos ERTEs del RDL 30/2020, que incluyen mayores beneficios para las actividades más castigadas por la crisis; de hecho, casi dos de cada tres trabajadores de los 420.604 acogidos a esta nueva modalidad en noviembre se encuadran en la hostelería, muy afectada por las restricciones para contener la segunda ola de la pandemia. Es decir, la puesta en marcha de los nuevos ERTEs ha supuesto una mayor concentración sectorial de los trabajadores protegidos, de tal forma que la hostelería aglutina el 45% de todos los trabajadores incluidos en ERTE, 10 puntos más que a finales de septiembre.

Por lo que respecta a las prestaciones de autónomos, crecen en 134.600 hasta un total de 346.814 al cierre del mes de noviembre, de las que 117.909 corresponden a la nueva prestación por suspensión de la actividad, también ligada a las nuevas restricciones administrativas.

 

El primer noviembre positivo en términos de afiliación desde 2015...

La afiliación media crece en noviembre un 0,2% mensual (+31.638 personas), la primera subida en dicho mes en cinco años y la de mayor intensidad desde 2006 (-53.115 en nov-19); de este modo, el volumen total supera ligeramente los 19 millones, la cifra más alta desde febrero. Por su parte, con datos a cierre de mes, se contabiliza la primera caída desde agosto, 11.832 afiliados menos que a cierre del mes anterior; a destacar que sólo el 30 de noviembre se perdieron más de 88.000 afiliados. 

En términos desestacionalizados se registra el sexto aumento consecutivo (+107.505 afiliados), mientras que en lo que va de 4T20 el avance es del 1,3% respecto al tercer trimestre (+1,9% anterior). En todo caso, como venimos repitiendo en los últimos meses, en las circunstancias actuales hay que tomar con cautela los datos corregidos de estacionalidad.

De los casi 948.000 empleos que se perdieron entre el 12 de marzo y el cierre de abril, ya se han recuperado 578.090, lo que supone el 61% de todo el empleo destruido; esto significa que todavía faltan casi 370.000 afiliados para volver a los niveles pre-Covid.

Por actividades, dentro del Régimen General, al igual que sucediera el mes anterior, educación es la que más contribuye al incremento mensual de afiliados (+3,3%); le siguen Administración Pública (+1,1%) y actividades administrativas (+1%). Por el lado negativo, cae con fuerza la afiliación en hostelería (-7%), muy por delante de agricultura (-3,1%).

Respecto a las cifras de hace un año, se han perdido 354.877 afiliados (-1,8%), lo que supone el menor retroceso desde marzo. Dentro del Régimen General, las mayores caídas del empleo corresponden a industria manufacturera (43.130 afiliados menos), comercio (-70.174) y, sobre todo, hostelería
(-238.524, un 18,7%)
. En cambio, la afiliación ha crecido en educación (+16.717), Administración Pública (+33.625) y, especialmente, actividades sanitarias (+82.677 o +5,2%).

Por lo que respecta a los ERTEs, al cierre de noviembre había 746.900 trabajadores afectados, lo que supone un aumento de 18.487 respecto al mes anterior y de 40.650 respecto a septiembre. Hay que tener en cuenta que, de la cifra total de afectados, la mayor parte (420.604) corresponden a los nuevos ERTEs que entraron en vigor el 1 de octubre con el RDL 30/2020, mientras que el resto (326.296) son ERTEs prorrogados de la legislación anterior. De los trabajadores en los "nuevos ERTEs", casi el 60% (250.571) corresponden a actividades de hostelería (alojamiento y servicios de comidas y bebidas).

La mayor concentración sectorial de los trabajadores protegidos se refleja también en el porcentaje de trabajadores en ERTE sobre el total de afiliados por actividades: mientras que se sitúa en el 5% a nivel nacional, dicha ratio se dispara hasta el 62% en las actividades de alojamiento, el 56% en actividades turísticas y agencias de viajes, el 43% en transporte aéreo o el 27% en servicios de comidas y bebidas.

Por otro lado, el gasto total en prestaciones por ERTE entre abril y octubre asciende a 13.392 millones de euros.

Por regiones, son ya tres las que superan los niveles de afiliación de hace un año: Extremadura (+0,3%), Castilla La Mancha (+0,5%) y Murcia (+0,8%). En el extremo opuesto se mantienen los dos archipiélagos, tanto Canarias (-5,3%) como, sobre todo, Baleares (-6,7%), si bien en este último caso destaca la intensa ralentización en el ritmo de caída respecto al mes anterior (11 puntos). 

La ratio afiliados ocupados/pensionista se estabiliza en noviembre en 2,14, inferior, en todo caso, a las anotadas en noviembre y diciembre de 2019 (2,19 y 2,16, respectivamente). En este sentido, el número de pensionistas aumenta, por segundo mes consecutivo, en 13.339 personas, la mayor subida en lo que va de año, mientras que el volumen total se sigue aproximando a los niveles pre-Covid (8,88 millones, 23.770 menos que en febrero).

Por otro lado, por vez primera en tres meses, el número de empresas inscritas en la Seguridad Social cae en noviembre, y lo hace con intensidad: 13.484 empresas menos, el mayor retroceso desde marzo, hasta situarse en 1,39 millones, una cifra muy alejada de los niveles pre-Covid (1,49 millones en febrero).

  

... pero el peor en ocho años en términos de paro

El paro registrado crece en noviembre, por segundo mes consecutivo, un 0,7% mensual (+25.269 personas), lo que supone, además, el peor dato en dicho mes desde 2012 (+20.525 hace un año); de este modo, el total de parados supera los 3,85 millones, máximo en cinco meses.

En términos desestacionalizados, el registro tampoco es bueno: se anota el primer aumento desde junio (+1.758 parados).

La contratación frena su ritmo de caída

En noviembre se firmaron cerca de 1,45 millones de contratos: aunque se trata del peor dato en dicho mes desde 2014, el ritmo de caída interanual se amortigua con intensidad, 13 puntos hasta el 17,8%, el menor retroceso desde febrero. Sólo el 8,8% de los contratos firmados tuvieron carácter indefinido (-25,3% vs -17% los temporales), el menor porcentaje en tres meses.

En cuanto a los beneficiarios de prestaciones por desempleo, en octubre se incrementaron por vez primera en cinco meses: 10.621 personas más hasta 2,55 millones, cifra que supera en un 35,9% la de hace un año. Por su parte, los gastos totales en prestaciones se sitúan en 2.653 millones de euros, un 61,9% más que un año antes, pero menos de la mitad del máximo alcanzado en mayo (5.481 millones).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal