Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Los malos datos de turismo lastran la recuperación del empleo

Publicado el 02/09/2020

Descargar documento completopdf

Aunque agosto suele ser un mal mes para el empleo, debido al fin de la temporada estival, este año la afiliación media ha anotado un histórico aumento (+6.822), si bien el dato es bastante peor de lo que esperábamos (+63.000). A ello puede haber contribuido la pésima temporada turística: la imposición de una cuarentena de 14 días en Reino Unido (también en Alemania) a todos los viajeros procedentes de España truncó definitivamente las esperanzas de reactivación del sector.

Por lo que respecta a los ERTEs, un instrumento fundamental para reducir el impacto de la crisis en el empleo, a medida que se ha ido reanudando la actividad, se sigue reduciendo el número de trabajadores afectados: al cierre de agosto había 812.438, muy lejos de los casi 3,4 millones de abril, lo que significa que tres de cada cuatro personas incluidas en ERTE durante la pandemia han salido de dicha situación. En cualquier caso, dada la pérdida de fuerza que se observa en la recuperación de la actividad, la reducción de los ERTEs podría ralentizarse; en este sentido, los empresarios están reclamando la extensión de los beneficios para empresas y trabajadores más allá del 30 de septiembre, incluso hasta junio del próximo año.

 

Dato histórico de afiliación

La afiliación media crece en agosto, por cuarto mes consecutivo, en 6.822 personas (+0,04% mensual), lo que supone, además, el mejor dato en dicho mes de toda la serie. Con datos a cierre de mes, las noticias no son tan positivas: se contabiliza una caída de 82.541 afiliados, como consecuencia de los malos registros anotados los últimos tres días del mes: especialmente negativo fue el día 31 (-211.566); descontado este dato, en el conjunto del mes se habrían sumado 129.025 afiliados.     

En términos desestacionalizados, se registra el mayor aumento de la serie, con 232.664 afiliados más. En consecuencia, en lo que va de tercer trimestre, el incremento medio respecto a abril-junio es del 1,5% (+277.379 afiliados), lo que supone el primer dato positivo en lo que va de año, tras las caídas del 1T20
(-0,4%) y, sobre todo, del 2T20 (-4,8%). No obstante, en las circunstancias actuales los datos desestacionalizados pierden relevancia.

Como se ve en los gráficos anteriores, desde el arranque de mayo el empleo ha aumentado en 194.944 afiliados, lo que apenas supone el 20,6% de todo el empleo destruido en el mes y medio anterior
(-948.000 afiliados); o lo que es lo mismo, todavía faltan unos 753.000 afiliados para volver a los niveles pre-Covid.

Por actividades, dentro del Régimen General, en agosto aumenta la ocupación, sobre todo, en sanidad y servicios sociales (+31.795 afiliados), hostelería (+24.536) y actividades administrativas (+12.282); por el contrario, la caída más acusada vuelve a corresponder a la educación, que pierde 34.147 afiliados. Únicamente las actividades sanitarias superan los niveles de empleo anteriores al estallido de la crisis (+3,9%), en contraste con educación y construcción, que anotan caídas de dos dígitos.

Por lo que respecta a los ERTEs, al cierre de agosto había 812.438 trabajadores afectados (663.656 en ERTE por fuerza mayor), lo que supone una reducción de 306.104 en el último mes. En términos relativos, la caída es del 27,4% respecto al 31 de julio y del 76% frente a máximos, alcanzados el 30 de abril. Por actividades, las más afectadas siguen siendo hostelería y comercio.

Por regiones, en los últimos meses se observa en casi todas ellas una ralentización de los ritmos de destrucción de empleo, de forma especialmente intensa en Andalucía y Extremadura. Sólo se intensifica la pérdida de afiliación en País Vasco (muy levemente) y, sobre todo, en Baleares, una de las regiones más dependientes del dañado sector turístico, siendo, además, la que anota con diferencia los peores registros
(-12,8% interanual en agosto), seguida por la otra región eminentemente turística, Canarias (-5,1%). En el extremo opuesto se sitúan Murcia, Castilla La Mancha y Navarra, con descensos inferiores al 1%.

La ratio afiliados ocupados/pensionista se reduce una centésima hasta 2,10, cifra muy inferior a la del mismo mes de 2019 (2,17) y la de dic-19 (2,16). El número de pensionistas crece por segundo mes consecutivo, en 8.712 hasta superar los 8,87 millones, aunque todavía está por debajo de los niveles pre-Covid (en febrero se superaban los 8,9 millones).

Buen dato de paro

Pese a aumentar en 29.780 personas (+0,8% mensual), el dato de paro registrado de agosto es el mejor en dicho mes desde 2016; de este modo, el total de parados se sitúa en poco más de 3,8 millones. En términos desestacionalizados, se anota un descenso, el segundo consecutivo, de 34.371 parados, de modo que la caída media en julio-agosto es de 57.864, que contrasta con la intensa subida del 2T20 (+190.075 en media).  

Se amortigua la caída de los contratos firmados

En agosto se firmaron casi 1,12 millones de contratos, un 26,4% menos que en ago-19 (la menor tasa de caída desde febrero) y el peor dato en dicho mes desde 2013. De ellos, apenas el 8,6% eran indefinidos, el porcentaje más bajo en lo que va de año; además, anotan un retroceso del 21,9% (-26,8% en el caso de los temporales).

En cuanto a los beneficiarios de prestaciones por desempleo, en julio se redujeron con fuerza por segundo mes consecutivo: 739.240 hasta 3,24 millones (+72% interanual); los gastos totales en prestaciones ascienden a 3.238 millones de euros (+106,6% interanual).

Como se observa, en julio el número de beneficiarios se sitúa por debajo del de parados, algo que no sucedía desde marzo; ello es gracias a la reducción del número de trabajadores que perciben la prestación contributiva por ERTEs (no incluidos entre los parados registrados).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal