Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Ligera corrección del déficit comercial

Publicado el 23/07/2019

Descargar documento completopdf

Gracias a la suave recuperación de las exportaciones en los últimos meses, la balanza comercial quiebra la senda de deterioro que se venía observando. En todo caso, en lo que llevamos de 2019 (enero-mayo) el crecimiento de las exportaciones es muy modesto, apenas un 1,9% interanual, inferior al que experimentan nuestros socios de la zona euro (+4,2%) y al de las importaciones (+2,5%).

Entre las ventas al exterior, contrasta el prolongado deterioro de las del sector del automóvil, que representan casi la sexta parte del total y acumulan hasta mayo una caída del 5,9%, con el tono más positivo de las de alimentación y bienes de equipo (+4,3% y +6,5%, respectivamente).

Por segundo mes consecutivo, el déficit comercial se reduce en mayo, un 2% interanual hasta 2.110 millones de euros: por un lado, las exportaciones crecen un 5,5%, el mayor avance en siete meses; por su parte, las importaciones superan el bache del mes anterior, cuando registraron la primera caída en un año, y también crecen, pero lo hacen por debajo de las exportaciones (+4,9%).

En términos de volumen, las exportaciones crecen un 6,2%, dado que sus precios se reducen un 0,7%. En el caso de las importaciones, aumentan un 4,4%, como consecuencia de la leve subida de sus precios (+0,5%).

El déficit acumulado en los últimos 12 meses se reduce muy levemente hasta 34.882 millones de euros (2,9% del PIB).

Por componentes, la ampliación del déficit energético fue más que compensada por la mejoría del saldo no energético. En este sentido, el saldo negativo de la balanza energética aumenta un 20% interanual hasta 2.225 millones de euros, el peor registro en un mes de mayo desde 2015, ya que las importaciones crecen más que las exportaciones (+17,5% vs +14,7%). En cuanto a la balanza no energética, registra un superávit de 115 millones, en contraste con el déficit de hace un año (-300 millones); en este caso, las compras crecen por debajo de las ventas (+3% vs +4,8%). Entre los sectores no energéticos, mejoran los saldos de casi todos ellos, sobre todo los de alimentos y bienes de equipo; por el contrario, se deteriora con intensidad el de productos químicos. 

Por áreas geográficas, la mejoría del superávit con la UE (+38,1% interanual hasta 2.307 millones de euros, máximo de la serie histórica en cualquier mes) contrarresta la ampliación del déficit con el resto del mundo: un 15,5% hasta 4.417 millones; hay que retroceder hasta 2008 para encontrar un mes de mayo peor.

Por el lado de las exportaciones:

•·        Por destinos, las ventas extracomunitarias son las más dinámicas (+7,5% vs +4,4% las destinadas a la UE). Los países con mayores contribuciones positivas a la tasa general de las exportaciones son Alemania, por las mayores ventas de bienes de equipo y automóvil, Australia, por bienes de equipo, y Holanda, por productos energéticos. Por el contrario, restan crecimiento Reino Unido, por las menores exportaciones de bienes de equipo, Bélgica, por semimanufacturas y energía, y Turquía, por automóvil.

•·        Por productos, todos contribuyen positivamente, salvo materias primas, automóvil y otras mercancías. A destacar las ventas de bienes de equipo, que explican prácticamente la mitad del crecimiento global de las exportaciones.

En cuanto al análisis de las importaciones:

•·        Por áreas geográficas, las compras procedentes de la UE apenas crecen un 0,7%, frente al elevado ritmo de las del resto del mundo (+10%). Los países con una mayor aportación positiva a la tasa general son Estados Unidos, por las mayores compras de bienes de equipo, Libia, por energía, y China, también por bienes de equipo. Por su parte, restan crecimiento Francia, por automóvil y bienes de equipo, Argelia e Irán, ambos por las menores compras de energía. 

Por lo que respecta a las importaciones por productos, sólo alimentación, automóvil y materias primas tienen una aportación negativa a la tasa general de variación. En sentido opuesto contribuyen productos químicos, bienes de equipo y, fundamentalmente, el componente energético.

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal