Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / Las ventas minoristas intensifican su retroceso en abril

Publicado el 28/05/2020

Descargar documento completopdf

Con el estado de alarma vigente todo el mes y, por tanto, gran parte de los establecimientos cerrados, las ventas del comercio al por menor sufren una caída sin precedentes en abril, generalizada por tipo de bienes y establecimientos. Una vez comenzada la desescalada podríamos asistir a lo largo del mes de mayo a una tímida y paulatina mejoría de las compras de los hogares, lo que se estaría reflejando ya en la recuperación de las compras con tarjeta.

Las ventas del comercio minorista[1] (en términos reales) caen en abril un 28,8% interanual, el peor registro desde que se dispone de datos (la serie arranca en 1995) y que agudiza el intenso deterioro observado ya en el 1T20 (-2,6%), lastrado por los 15 días de marzo en que estuvo vigente el estado de alarma. En términos nominales, las ventas caen con algo más de intensidad (-29,1% vs -2,8% en enero-marzo).  

Como ya sucedió en marzo, las limitaciones a la movilidad derivadas del estado de alarma, con la consiguiente reducción del uso del automóvil, provocan en abril un fuerte descenso del consumo de carburantes. Como consecuencia de ello, las ventas del comercio en las estaciones de servicio se hunden: un 65,5% nominal y un 58,1% en volumen.

En términos reales, el deterioro en abril es generalizado por tipo de bienes, tanto de las ventas de alimentos (-0,7%, contrarrestando parcialmente el extraordinario repunte del mes anterior) como, muy especialmente, las del resto de bienes (-53,2%), lastradas por todos los segmentos: tanto otros bienes[2] (-31,6%) como equipo del hogar (-59,1%) y, sobre todo, equipo personal (-81,4%); en este último grupo destaca el retroceso de las ventas de vestido y calzado.  

El peor tono de las ventas también es extensible a todos los modos de distribución, especialmente grandes superficies y pequeñas cadenas (-48,6% y -51,1%, respectivamente).

Por su parte, el descenso en las empresas unilocalizadas es del 33,4%, mientras que las ventas en las grandes cadenas sólo caen un 6,4%. Los consumidores han comprado productos alimentarios preferentemente en los establecimientos de mayor tamaño (grandes cadenas y superficies); las ventas del resto de bienes caen en todos los modos.

Por último, las ventas del comercio minorista caen con fuerza en todas las regiones, tanto en el mes como en lo que llevamos de año; en ambos casos las peor paradas, con diferencia, son los dos archipiélagos, mientras que en el extremo opuesto se sitúan Galicia y Castilla La Mancha.


[1] Sin estaciones de servicio.

[2] Bienes relacionados con la salud (medicamentos), el ocio (papelería, juguetes, artículos de deporte, etc.) y otros (relojería, droguería, artículos de regalo y de viaje, etc.).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal