Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / La reducción del déficit público permite mantener la elevada capacidad de financiación

Publicado el 03/04/2017

Descargar documento completopdf

Por quinto año consecutivo, la economía española generó, en 2016, capacidad de financiación, equivalente al 2% del PIB, idéntico porcentaje que el año anterior y muy cerca del máximo de 2013 (2,1%). El deterioro de la posición financiera de los hogares, cuyo saldo positivo se contrajo seis décimas hasta el 1,9%, fue contrarrestado por la reducción del déficit del sector público (4,3% vs 5,1% el año anterior), que, además, cumplió con el objetivo acordado con Bruselas por vez primera en los últimos años. En el caso de las empresas, su capacidad de financiación se estabilizó en el 2,8% del PIB. La inversión y el ahorro aumentaron su peso sobre el PIB en la misma cuantía: hasta el 20,4% en el primer caso, máximo desde 2011, y hasta el 22,3% en el segundo, el más alto de la última década.

En el caso de los hogares, el gasto en consumo creció por encima de la renta disponible (RBD), de modo que su tasa de ahorro prolongó su senda descendente: cayó medio punto hasta mínimos desde 2007 (7,7% de la RBD). En cuanto a las empresas, los elevados recursos generados en los últimos años están permitiendo reducir el notable endeudamiento acumulado antes del estallido de la crisis y, al mismo tiempo, aumentar el stock de capital productivo. No obstante, dado lo avanzado del proceso de desapalancamiento, sería deseable un mayor protagonismo de la inversión, con el fin de fortalecer el crecimiento en el medio y largo plazo.

En el último trimestre de 2016 la economía española generó capacidad de financiación por 8.943 millones de euros (3,1% del PIB), lo que supone la cifra más baja en dicho periodo desde 2012 (10.191 millones en el 4T15). Por su parte, en el conjunto del pasado año la capacidad de financiación alcanzó un nuevo máximo histórico (22.752 millones, un 6,9% más que en 2015), si bien en términos de PIB se mantuvo en el 2%.  

El deterioro de la posición financiera de la economía en el 4T16 se debió al comportamiento del sector privado no financiero, tanto empresas como, sobre todo, hogares, que fue parcialmente compensado por la mejoría de las instituciones financieras y, en especial, de las AA.PP., único sector institucional que registró necesidad de financiación.

En el caso de las AA.PP., el déficit en el conjunto de 2016 se situó en 50.576 millones de euros, cantidad equivalente al 4,5% del PIB (4,3% descontadas las ayudas al sistema financiero vs 5,1% en 2015): se trata del mejor cierre de ejercicio desde 2007 y tres décimas por debajo del límite fijado por la CE.  

El pasado año el gasto público en consumo se frenó de forma notable (+0,9% vs +3,2% anterior), mientras que la recaudación de impuestos aumentó por encima, tanto los directos como los indirectos (+2% y +1,5%, respectivamente); en consecuencia, aunque  volvió a registrarse ahorro negativo (desahorro), fue el menor en ocho años (-23.987 millones de euros vs -28.576 millones en 2015). Por su parte, la inversión pública se redujo con fuerza (-14%, la mayor caída desde 2012). 

Por lo que respecta a las empresas, su capacidad de financiación en 2016 aumentó un 1% hasta 30.924 millones de euros (2,8% del PIB, idéntico porcentaje que el año anterior). Su renta disponible siguió aumentando, aunque algo menos que en 2015 (+7,8% vs +11%), impulsada por el excedente bruto de explotación (+5,2%, el mayor avance desde 2008), en contraste con el más modesto ritmo de los pagos por el impuesto de sociedades (+1,8%) y el retroceso de las prestaciones sociales a abonar (-8,3%). La renta resultante, más las transferencias netas de capital recibidas (6.176 millones), fue más que suficiente para financiar la inversión, que creció a una tasa desconocida desde 2007: un 9% hasta superar los 167.000 millones.

Por otro lado, gracias al avanzado proceso de desapalancamiento (la deuda se ha recortado desde máximos en más de 30 puntos hasta el 102,3% del PIB) y a la moderación del coste de financiación, los intereses pagados por las empresas cerraron el pasado año en mínimos desde 1999: 14.849 millones de euros, cifra que contrasta con la de 2008 (63.598 millones).

Cuentas No Financieras de los hogares

La RBD de las familias creció en 2016 un 2,5%, seis décimas por encima del año anterior y el ritmo más alto desde 2008. Por componentes de la RBD, mientras que el excedente bruto de explotación y la remuneración de asalariados crecieron un 3,7% y un 3,1%, respectivamente, el saldo neto de rentas de la propiedad recibidas se redujo ligeramente (-0,2%). Por su parte, el pago de impuestos directos creció con intensidad (+3,3%, el ritmo más alto en cinco años), muy por encima de los indirectos (+0,4%).  

Los hogares también han reducido considerablemente en los últimos el pago de intereses asociados a la deuda: 6.067 millones de euros en el conjunto de 2016 (0,9% de la RBD), nuevo mínimo histórico (el máximo, a finales de 2008, fue de 40.764 millones, el 5,9% de la RBD). Por su parte, los intereses cobrados también están en mínimos: 7.962 millones (1,1% de la RBD).

Por lo que respecta al gasto en consumo final de los hogares (en términos nominales), creció el pasado año por encima de su RBD (+3%, el mayor ritmo desde 2007), de modo que el ahorro cayó, por tercer año consecutivo, un 3,1% hasta superar levemente los 54.000 millones de euros, el 7,7% de la RBD, cinco décimas menos que al cierre de 2015 y la tasa más baja en nueve años.

El ahorro generado en 2016, del que hay que descontar el leve saldo negativo de las transferencias netas de capital recibidas (-605 millones de euros), cubrió ampliamente la inversión de los hogares, que aumentó un 6,5% hasta 32.443 millones.

Como resultado de lo anterior, la capacidad de financiación de los hogares se redujo con fuerza el pasado año: un 22,7% hasta poco más de 21.000 millones de euros, la más baja desde 2010 (1,9% del PIB vs 2,5% en 2015).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal