Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

 

España / La inflación cerró 2016 en máximos de cuatro años

Publicado el 13/01/2017

Descargar documento completopdf

Tras mantenerse en negativo gran parte del año, la inflación concluyó 2016 en el 1,6% (0% en dic-15), una décima más de lo avanzado por el INE hace dos semanas y el cierre más alto desde 2012, como consecuencia del intenso encarecimiento del petróleo. En todo caso, la inflación media anual fue negativa por tercer año consecutivo (-0,2% vs -0,5% en 2015).

El fuerte repunte en el último tramo de 2016, mayor de lo inicialmente previsto, nos lleva a elevar significativamente las previsiones de inflación para este año, que se verá impulsada por el significativo incremento de costes empresariales (energéticos, fiscales, laborales), que, en un contexto de robustez de la demanda, acabarán trasladándose a los precios. Así, la inflación superará el 2,5% en los primeros meses y, aunque se moderará posteriormente, la media anual se situará por encima del 2%.

El fuerte repunte de la tasa de inflación en 2016 (1,6 puntos respecto a dic-15) se explica, fundamentalmente, por el comportamiento de los productos energéticos, cuyos precios crecieron un 5,3% interanual (-7,5% un año antes). Por un lado, los carburantes y combustibles se encarecieron un 6% (-10,6% en 2015), lo que, a su vez, se trasladó a los precios del transporte (4,7% vs -2,8%), que explican, por sí solos, 1,2 puntos del alza de la inflación general en el último año. Por otro lado, la intensa subida del precio de la electricidad (+3,7% vs +0,8% en 2015) afectó a los precios asociados a la vivienda (0,8% vs -2,3%), que aportaron otras cuatro décimas.

Los servicios también contribuyeron al repunte inflacionista en 2016, con una subida de sus precios del 1,6% (0,9% un año antes). Esto se explica, básicamente, por el transporte antes comentado, si bien también afectaron en menor medida comunicaciones, turismo y hostelería (hoteles, cafés y restaurantes) y ocio y cultura.

La tasa de inflación de los bienes industriales no energéticos se mantuvo en el 0,6%: el comportamiento alcista de publicaciones, vestido y calzado y artículos de uso personal fue contrarrestado por medicamentos, utensilios para el hogar o electrodomésticos.

La alimentación fue el único grupo que amortiguó la senda alcista de la inflación el pasado año, al restar dos décimas a la variación de la tasa general. Sus precios aumentaron un 0,8% (1,7% en dic-15), como consecuencia del comportamiento de sus dos componentes, especialmente el de alimentos elaborados (0,2% vs 1,4%), con un papel destacado de aceites y grasas. En el caso de los alimentos frescos (2,1% vs 2,5%), sobresalen patatas, frutas y pescado.

En cuanto a la inflación armonizada (IPCA), cerró 2016 en el 1,4%, 1,5 puntos más que en dic-15. Por primera vez desde ago-13, esta cifra supera a la media de la UEM, cuyo dato es aún provisional: en concreto, el pasado mes de diciembre el diferencial se situó en 0,3 puntos (-0,3 puntos un año antes).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal