Saltar navegación. Ir directamente al contenido principal (Tecla de acceso S)

Búsqueda avanzada

Está usted en:

Comienza el contenido principal

España / La industria toca fondo en abril

Publicado el 05/06/2020

Descargar documento completopdf

Con el estado de alarma plenamente vigente y la paralización casi total de la mayor parte del sector durante buena parte del mes, la producción industrial sufrió un retroceso sin precedentes en abril (-33,6% interanual). La caída es generalizada por ramas de actividad, pero especialmente intensa en fabricación de muebles, textiles y, sobre todo, vehículos de motor (-92%).

Por el lado positivo, la industria podría empezar a remontar levemente en mayo, a la vista de algunos indicadores, como el PMI manufacturero, que, si bien se mantiene en terreno contractivo desde marzo (por debajo de 50), crece 7,5 puntos hasta 38,3. Aunque las medidas de confinamiento se han ido relajando a medida que avanzaba la desescalada, continúan limitadas notablemente la capacidad productiva y la demanda, de modo que la producción, los pedidos y las exportaciones han seguido cayendo, pero a ritmos más moderados. 

La caída del IPI en abril es la más intensa desde 1992, que es cuando arranca la serie del INE. El profundo deterioro del IPI respecto al 1T20, que, lastrado por el mal dato de marzo, ya fue el peor trimestre en ocho años (-6% interanual), se debe al peor comportamiento de todas las actividades, destacando negativamente fabricación de productos metálicos y de vehículos de motor.     

   

Todos los componentes agudizan su descenso en abril, con tasas negativas nunca vistas anteriormente, especialmente bienes intermedios (-36%), de equipo (-57,4%) y de consumo duradero (-67,5%). Por su parte, los retrocesos son algo más modestos en bienes energéticos y de consumo no duradero (-14,6% y -17,6%, respectivamente).  

Tras el mal dato de marzo y el pésimo de abril, el IPI acumula una caída en lo que llevamos de año del 12,9% interanual. Por actividades, sólo la producción farmacéutica se encuentra en terreno positivo (+6%), en contraste con las notables caídas, superiores al 20%, que registran ocho ramas, destacando muebles
(-26,9%), confección (-27,8%) y, en particular, vehículos de motor, que, con un desplome del 31,1%, es la que más contribuye al descenso acumulado del IPI, por delante de productos metálicos y suministro de electricidad y gas.

El IPI retrocede en todas las CC.AA. en el primer cuatrimestre del año, destacando País Vasco (-16,1%) y Baleares (-18,2%), si bien en esta última región el papel de la industria es menos relevante.

Por último, el tono contractivo de la actividad industrial en abril también se observa en otros indicadores, como el consumo de energía eléctrica de las grandes empresas del sector, que se desplomó un histórico 24,3% interanual. Sin embargo, otros indicadores más recientes, referentes al mes de mayo, como el PMI manufacturero comentado anteriormente, confirman que lo peor habría quedado atrás: se recuperan levemente, tras los pésimos registros anteriores, tanto el empleo (+2.639 afiliados vs -81.285 en marzo-abril), como la confianza en el sector (-29,5 vs -30,7 en abril, que fue el mínimo en 11 años).

Acceder a los números anteriores

Bankia Estudios

Compartir:

Síguenos

Actualidad

Fin del contenido principal